SLIDER

Newsletter

Notas de Autor por Lorena Pérez

Bloc de Moda es un medio digital focalizado en la cultura moda, en movimiento desde 2006. En estas páginas se observa y se escribe la moda como fenómeno social que refleja la época. Periodismo de calidad en notas de moda, belleza y estilo: Registro de historias plasmadas en un reportaje online. ¡Bienvenidos!

El diseñador que llevó el grunge a la pasarela y mostró una nueva manera de hacer moda


Maison Martin Margiela cumple 30 años de su fundación. Creada por el diseñador belga y su socia Jenny Meirens, la etiqueta mostró una manera de hacer moda, acompañada por un creador ‘sin rostro’, así se mantuvo durante 20 años, cuando vendió su compañía al empresario textil Renzo Rosso, que en 2014 contrató a John Galliano como director creativo. Margiela se retiró en 2009 sin haber dado entrevistas ni posado para una sola foto. Para el público es un desconocido, para la moda es un rupturista cuya proclamación fue tomar el pasado para construir el presente y sentar las bases del futuro, toda una inspiración para las generaciones futuras de diseñadores que hoy retoman sus modos.


Martin Margiela cuestionó el sistema de la moda a través de sus técnicas de confección y las maneras de visibilizar el trabajo. El reciclaje, el uso de forros para el exterior o telas de mala calidad y el vintage hasta materiales como guirnaldas navideñas y plástico para hacer ropa y transformarla, métodos que llevaron a sus contemporáneos a seguirle los pasos varias décadas después. En el desfile de la colección otoño / invierno 2018, Balenciaga mostró prendas con un número telefónico impreso, una tentación a llamar y escuchar de qué se trata. 5 meses más tarde, el grupo de rock Babasónicos implementó también la línea telefónica como modo 'innovador' de promoción. Ahora, qué tal si esto Martin Margiela lo hizo primero, en los 90'. Lo suyo fue mandar una tarjeta blanca con un número de teléfono. Al llamar, un contestador automático informaba el día y lugar del desfile. Demna Gvasalia, quien marca el rumbo de la moda de hoy al frente de Balenciaga y Vetements, le debe mucho a la estética de Margiela. Lo mismo Prada, Marc Jacobs y hasta Junya Watanabe se inspiraron en el legado del diseñador anónimo.


Los 30 años de vida de Maison Martin Margiela confirman la influencia en la moda contemporánea y que recientemente fue explorada en dos exposiciones.

Verano en Paris, un calor descomunal adormece los pasos en la ciudad luz. Dos museos deciden dar la mirada de Martin Margiela en exposiciones que referencian cantidad de ideas que este creador lanzó a destiempo de lo que se consideraba cool en los 80’, cuando reinaba el power dressing. En el Museo de Arte Decorativo, un primer piso se siente como subsuelo. Aquí está ‘Margiela, los años de Hermès’, una muestra que entabla diálogo entre lo que Margiela hizo en su maison y lo que ofreció como director artístico de Hermès. Cómo ese lenguaje innovador fue capaz de darle un twist funcional a una casa tradicional, mientras que en el Palais Galliera hay una laberinto donde se narran 20 años de historias en 130 diseños y resumidos en 40 desfiles realizados en lugares inusuales: un basural, las discotecas trash, un descampado, el estacionamiento abandonado, un cementerio y teatros fuera del circuito de Paris Fashion Week. Este fue el manifiesto creativo.


En los años de Hermès, el Museo de Arte Decorativo se colorea en blanco y naranja para distinguir los dos estilos que ofrece la exhibición.

En 1997 Jean-Louis Dumas, el chairman de Hermès, dio un anuncio inesperado cuando nombró a Martin Margiela director creativo de esta casa de lujo. Así de sustanciosa la propuesta como poco revisado este período que abarca hasta 2003. La figura de este hacedor se vuelve especialmente relevante dado el gran interés que una nueva generación de diseñadores tiene sobre él.


Margiela hizo del reciclaje una forma de hacer moda y fue este lenguaje el que llevó a Hermès, una maison marroquinera que viste a la alta sociedad. En las 12 colecciones que diseñó, utilizó la típica estética masculina de Hermès y las colmó de un estilo moderno. Uno de los ejemplos fue la práctica multifuncional que aplicó a los equipos que se lucen en el Musée des Arts Décoratifs: un blazer que tiene capucha y también puede ser una capa. Este gesto es constante en las piezas que están acompañadas por audiovisuales - cual tutoriales - de cómo usar las prendas. Una de las singularidades de estos clips es que son las mismas mujeres que 20 años atrás desfilaron estas prendas. Otras de las visuales que se destacan en este primer piso a espaldas del río Sena son los videos que muestran los backs del diseñador en su etiqueta homónima, incluso, hacia el final del recorrido, se aprecia al mismísimo hombre sin rostro pintando una modelo que está por salir a escena. Un tesoro para los seguidores de la moda.


En Palais Galliera, Jean Paul Gaultier recibe a los espectadores desde una pantalla halagando a su ex asistente, el diseñador Martin Margiela. Lo que sigue es un zig-zag que expone lo opuesto a los excesos que definen a la moda de los 80'. ‘Margiela Galliera: 1989 - 2009’ revela la deconstrucción y la renovación de prendas, cada una de las paradas fue examinada por el propio Margiela y curada por Alexandre Samson. La exposición mantiene el clima de cualquiera de los shows que se ven en los videos, incluso los pasos de la bota Tabi - que sirven de brújula para la visita -, fueron replicados del primer desfile que Margiela hizo en el Café de la Gare, en octubre de 1988, cuando las modelos desfilaban con estas botas emblema de la maison mientras las suelas recién pintadas de rojo dejaban su huella en la alfombra blanca de algodón que ofició de pasarela.


Los maniquíes muestran la nueva mirada a ropas que antes ya tuvieron su vida, también resignifica estilos de otros siglos, sobre todo del XVIII. ‘Artesanal’ es el nombre de la línea que confeccionó a partir de prendas recuperadas y a la vez se convierten en réplicas de estas ropas antiguas que se reproducen para ser comercializadas. Todo ya fue inventado, dice.


La proclamación de Maison Martin Margiela está en marcha y a 5 años de haber comenzado su etiqueta lanza una retrospectiva de su trabajo en una instalación. La temporada siguiente se presenta en vidrieras, un happening sirvió para que 12 mujeres mostraran la colección Otoño / Invierno del 95', al mismo tiempo y en distintos lugares, desde las vidrieras de tiendas de New York, Londres, Paris, Berlín y Tokyo.


Moda unisex, ropa XXL, el trompe-l'oeil en los vestidos, sweaters y camisetas tatuadas, la bota Tabi, zapatos en punta que se convierten en calzas en tonos vibrantes y hasta pares de medias que se convierten en una polera muestran el acto innovador del diseñador belga que utilizó una etiqueta con puntadas en blanco como identificación.


'Veinte años, cuarenta espectáculos, cientos de prendas, ¿qué queda?', fue la única explicación que dio Martin Margiela cuando lanzó la temporada Primavera / Verano 2009, la última: había vendido la marca que co-fundó junto a Jenny Meirens y se retiró. No se volvió a saber de él hasta que Paris amaneció con carteles ilustrados por una de las prendas que remiten al busto Stockman. La influencia del misterioso Martin Margiela está más presente que nunca.

Imágenes: Bloc de Moda