#Retrato Lali Espósito, la gran bestia pop | Blocdemoda.com

#Retrato Lali Espósito, la gran bestia pop

Por Ariel Vázquez@AroVazquez 

A veces por trabajo uno se topa en esta profesión con diversos artistas, a muchos de los cuales es posible seguirles la carrera cuando esta se extiende en el tiempo.  El pop como género fagocitador de estrellas (y estrellados), da mucho material y muchos ejemplos. Sobre todo de lo que no se debe hacer. Cada tanto ocurre que uno es testigo de fenómenos que trascienden lo musical, así como otros que aparecen y se desvanecen con la misma fuerza y facilidad.

Argentina históricamente no ha sido una gran usina de artistas pop que lograran superar las fronteras para posicionarse. Son muy pocos los artistas de pop puro que lo han logrado, acaso por tener una historia más ligada al rock. Son contados con los dedos de una mano los artistas que lo han logrado. Diego Torres, Axel y mucho, mucho más atrás Sandro o Palito Ortega. Y paremos de contar. Ahora bien, sin entrar en detalles de los por qué, nunca antes había ocurrido esto con una mujer.


Hace dos años fui testigo del lanzamiento de Lali Esposito como cantante. Si bien era una novedad a medias porque ella ya había sido parte de un fenómeno teen que iba de la mano de un programa de TV, lo suyo tenia sabor a lanzamiento, a novedad. Lali Solista era sin dudas algo nuevo, y sobre todo diferente.

Creo que el mayor acierto de Lali en cuanto a su carrera no radica en su enorme talento y su innegable carisma. Lo mejor, lo más destacable está en las decisiones y riesgos que asumió.

Hace dos años es cierto, ya era conocida. Muy conocida y popular. Pero como parte o miembro de un fenómeno televisivo de la factoría Cris Morena. Como cantante, como solista se la jugaba. Y la primer decisión y riesgo que tomó fue el de hacerlo de manera independiente. Si bien contaba con cierto apoyo de Sony, grabó su disco de manera independiente, compuso y produjo con un equipo de conocidos y con el soporte de su familia en todo lo demás. Y se animó a lanzar el material de modo online. Entonces evitó de algún modo el primer gran error que se lleva puesto a la mayoría de los artistas pop: las decisiones de marketing de una compañía disquera.


Y entonces Lali Espósito jugó. Y al jugar lo hizo con lo que ella quería. Puso el norte no en los fenómenos pop locales o teen sino que en la música y en los artistas que ella admira. Y eso se transfirió de manera inevitable a su música. Lali no suena a Lali solista haciendo de Teen Angel, sino que suena a sus referentes: Beyoncé, J-Lo, Rihanna, Jay Z o Justin Timberlake. Y eso se ve también desde un principio en la producción de sus shows, su look y la forma de producirse. E insisto, con el valor agregado de haberlo comenzado de manera independiente. Aprovechando sin dudas el público que arrastraba de su pasado pero obligándolos a olvidar eso. Tan rápido que los fans enseguida se aprendieron sus canciones.

Y entonces, forjó su propio marketing, combinando la tele con la música.


Uno muchas veces puede atribuirle a la TV el empuje que le puede dar a un artista. Pero cuando pasas de presentar tu disco en La Trastienda a llenar varias veces el Opera y agotar cada fecha que haces de una extensa gira nacional y por países limítrofes, el único culpable es tu talento sumado a las buenas decisiones que tomás y el equipo que te acompaña.

Lali Espósito tiene todo lo necesario para pegar el salto a las ligas mayores y sumarse así a esa pequeña lista de argentinos que entra en los dedos de una mano. Pop argento for export.

Habrá que ver cual es el próximo paso que da, y estar atentos.

imágenes: Lali Espósito

1 comentario:

Daniela dijo...

Muy buena nota. Me gustó la descripción y comparación, súper acertadas! Excelente, un saludo!