SLIDER

Newsletter

Notas de Autor por Lorena Pérez

Bloc de Moda es un medio digital focalizado en la cultura moda, en movimiento desde 2006, que apuesta al periodismo de calidad. Historias plasmadas en un reportaje online, donde se observa, se pregunta, se escucha y se escribe la moda como fenómeno social. ¡Bienvenidos!

Dónde conseguir diseño emergente y sustentable en Buenos Aires


Roomie Design es una forma nueva de difusión y comercialización que nació en 2012. En un formato itinerante que va acorde al ciclo de moda acelerado y frenético y además resuelve las necesidades de los nuevos diseñadores que buscan su lugar en el mercado.

Detrás de Roomie Design está la mirada de Pope Cerimedo, una coolhunter que hace 7 años lanzó este pop up store y cada temporada toma una locación secreta y la transforma, durante 3 días, en un punto de encuentro para el nuevo diseño argentino.


Entre el 12 y 14 de diciembre se realizará la edición número 19 en un galpón industrial de Palermo y contará con 45 marcas de indumentaria, joyería y calzados con una mayor focalización en las propuestas de moda lenta. Algunas de las marcas que van a levantar su perchero en Roomie son: Germin.ar, de la diseñadora Sabrina Rodríguez Uzal, Pantalones Asesinos, Cosmo SupernovaBouquetBeguen Buenos Aires, Pol, Fuegonegro y la lingerie de Braga Couture.


"Presentamos marcas que trabajan con materiales orgánicos, otras que tiñen con procesos naturales y apostamos a los proyectos de upcycling que reutilizan tejidos o prendas para realizar nuevos diseños", dice Pope Cerimedo sobre la esencia de la nueva edición de Roomie que además estrena sección para el vintage.


La dirección es secreta y la conseguís en el inbox de Instagram de Roomie.
La cita es el jueves 12, viernes 13 y sábado 14 de diciembre de 14 a 20 h [entrada libre y gratuita].


Imágenes: gentileza de Roomie Design | Ph Indiana

La moda 2020: lo que viene, lo que está

Anuario Bloc de Moda 2019

Cada época refleja a sus sociedades de acuerdo a sus costumbres y valores. La moda rápida se manifestó como una celebración al consumo desmedido, enmarcada en una sociedad de imágenes manipulada a través del deseo. Pero la muerte de ese tipo de consumo excesivo y despreocupado queda enmarcado en un trágico suceso, cuando en 2013 se desmorona el edificio Rana Plaza, en Bangladesh y mueren más de 1130 personas.

Nous Etudions

Lo que suponía un consumo gozoso termina y da lugar al consumidor consciente.
Cambiaron las reglas, la tecnología trastocó el modo en que consumimos. Este gesto llevó a que las marcas y diseñadores, aceleradas por la era digital y el impacto de las redes sociales, modificaran la comunicación: el producto por sí solo ya no motiva el consumo sino el mensaje detrás de ese producto. Quién lo hizo, en qué condiciones. Aquí el gesto que ilumina un nuevo inicio y la muerte de un sistema desarticulado.

Lucía Chain

El vestido como gesto de reconocimiento social da lugar a un vestido con otras aspiraciones: que proteja al planeta y sea justo en las condiciones en las que fue producido, por ejemplo. Es el nacimiento de un nuevo orden y la transición de la moda hacia una nueva forma cultural.

Daniela Sartori

“Los compradores deben entender que la noción de lo viejo ya no existe. Son paradigmas que hay que dejar de lado”, dice Daniela Sartori, la diseñadora argentina pionera en la moda sustentable en latinoamérica. “No es posible que en el medio de la cadena productiva haya una persona que esté abusando del derecho de otro, porque ya hay una visibilidad que muestra un sufrimiento. La gente se dio cuenta que hay personas que están viviendo algo que no es justo. Eso es una apertura de conciencia enorme”, afirma la creadora que a presentado sus colecciones en New York Fashion Week.

Lucía Chain

Lucía Chain surge en el mercado en 2014, cuando la sostenibilidad aparecía con fuerza y en pleno auge del fast fashion que, a su vez anticipaba su declive. ”Los nuevos diseñadores ya nacen con proyectos sustentables, o al menos lo intentan, están transformados. Hay pocas marcas y diseñadores que tratan de ir por otro lado, porque ya es algo natural. A la moda le falta comunicar mucho lo que hacemos, lo que está bien y lo que está mal, así el público se puede replantear cómo consumir”, comenta Chain, quien llevó su propuesta sostenible a las pasarelas de Rusia, Milán, Holanda, Finlandia, Chile, Costa Rica, Berlín, Miami y Amsterdam.

Nous Etudions

Romina Cardillo innova a través de Nous Etudions, una etiqueta genderless que sigue la filosofía de Grupo 134, la anterior propuesta de Romina. “Como diseñadora, mi trabajo está a la vista de todos y mis errores también. Fui evolucionando, intentando informar y darle un giro a mis proyectos. Empecé a tomar medidas en cuanto a mi proceso de producción como forma de identidad”, cuenta esta referente que cada temporada presenta en una ciudad productora de moda, como Londres y Milán.

Daniela Sartori

La moda se transforma, la tecnología digita la manera en que la moda contemporánea se consume. Por este camino seguirá evolucionando el sistema de la moda.

Imágenes: Gentileza Sartori, Nous, Chain

De latinoamérica al mundo

Vero Alfie comenzó a trabajar en moda a fines de los 80' confeccionando ropa para las marcas que consumía: Via Vai, Cemento y Daniel Cassin. En 2003 se presentó con su marca homónima en Palermo Viejo, en el auge del barrio como polo de diseño. Desde allí sentó las bases de una etiqueta que se lanzó en el nuevo mapa de la moda como una propuesta diferente y de calidad.


Si bien la escena de la industria textil se mantiene desoladora, Vero ilumina una solución: que el plan de negocios incorpore la estrategia internacional.

Vero Alfie comenzó exportando sweaters hecho a mano de pura lana argentina al retail estadounidense Anthropologie. En las colecciones primavera / verano 2020 sumó una propuesta: días atrás, Vero Alfie presentó en su local de la calle Armenia 1655 la colaboración cápsula para la jeanera Santista que también se va a comercializar en Estados Unidos.


La cápusla debut Santista JW by Vero está inspirada en los años 70, y consta de los modelos Sumo y Serú Giran, jeans que fueron cortados en el textil Fury y Viral.

El textil Viral ofrece la tecnología Tri-Blend con la que logra elasticidad y recuperación del calce sin que se deforme. Confeccionados en celeste claro para el modelo Serú Girán y en azul intenso para el diseño Sumo, que también se consigue en gabardina en tono crudo hecho con el textil Fury.

La Primavera / Verano 2020 se viste con la flor de Jazmín Chebar





El co-branding Jazmín Chebar by LYCRA® se renueva con "Purple", la colección cápsula de Alto Verano compuesta por prendas y complementos cuya protagonista es la estampa digitalizada de una flor violeta. Jazmín Chebar se caracteriza por los dibujos originales de sus estampas, pero en esta oportunidad se trata de una fotografía real de la flor que pasea por los tejidos.

La imagen de la temporada se replica por las vidrieras de la ciudad. Aún si, Jazmín Chebar se diferencia por sus formas simples, las estampas y la paleta de color que visten las tendencias que no pueden faltar en una marca masiva.


Jazmín Chebar se lanzó al mercado en 1997 y en 2012 se sumó a la empresa Claudio Drescher, actual presidente de la CIAI (Cámara Industrial Argentina de la Indumentaria). Así, los locales se fueron esparciendo, avanzaron a latinoamérica y en 2018 aterrizaron en Estados Unidos a través de un show online exclusivo para ese mercado.

Imágenes: Gentileza Jazmín Chebar

¿Sentiste hablar de mí? Los 90's llegan al museo

Desde hoy y hasta abril 2020 se puede visitar "¿Sentiste hablar de mí?", la muestra antológica del artíita multifacético Sergio De Loof en el Museo de Arte Moderno de Buenos Aires. La exhibición, que inaugura con el concierto de la Banda Sinfónica de la Ciudad de Buenos Aires, es una forma de comenzar a revisar la década de los 90's.


De Loof - Del Off - es videasta, diseñador, ambientador y creador de espacios que se convirtieron en punto de referencia de la época: comenzó a fines de los 80's con el Bar Bolivia, siguió El Dorado, Morocco, Club Caniche, Ave Porco y Café París. Estos lugares llevaron a Sergio de Loof al estatus de ícono de la movida under porteña. Un ícono rodeado de mitos. Aquí la importancia del trabajo curatorial de Lucrecia Palacios. "Su trabajo es colectivo y comunitario. Una obra destinada a lo efímero. Me parece muy sintomático que Sergio siempre está queriendo comunicarse con el presente. Es una obra completamente efímera. La cuestión de poder presentar capas históricas dentro de su trabajo no nos interesó sino recontextualizar y marcar su relación con el hoy porque nos parecen experiencias centrales", dice la curadora del Museo de Arte Moderno de Buenos Aires.


"¿Sentiste hablar de mí?" de Sergio De Loof cuenta con la colaboración de Fundación IDA, a cargo de la restauración del material de archivo del artista. El Museo del Cine digitalizó los cassettes VHS para que el público pueda sentarse en los sillones dispuestos en la PB del museo para mirar los desfiles excéntricos y multitudinarios, muy comentados pero apenas visualizados. También fue fundamental la tarea del Complejo Teatral de Buenos Aires, el Teatro Argentino de La Plata y el Museo de la Ciudad para ambientar con la estética barroca y kitsch que distingue a De Loof y replicar así el espíritu de las noches de los 90's. Nuestra historia reciente se cuenta.


Nadie estuvo tan en su tiempo como yo en mis desfiles de moda y mis clubs. Conocerse en un club como los míos también era una forma de arte. En ese momento, el arte no pasaba por las galerías sino por la noche; nos queríamos conocer", dice Sergio De Loof en el montaje de su primera exhibición antológica. 


Imágenes: Gentileza Museo de Arte Moderno de Buenos Aires vía Fundación IDA

El nuevo sistema de la moda

Lucía Chain capitalizó los concursos como una posibilidad para darle visibilidad a su proyecto sustentable.  Luego empezó a viajar a las semanas de la moda internacionales. Milán, Holanda, Finlandia, Chile, Costa Rica, Berlín, Miami y Amsterdam fueron sus destinos que en octubre sumó a  Russia, donde acaba de presentar The old believers, la colección Invierno 2020. "La clave es cómo hacer con lo que está a mi alcance”, dice Chain. “Siendo argentina sé que son pocas las posibilidades, entonces es un desafío que sea bueno e inclusivo lo que hagamos", cuenta la diseñadora que cuestiona el sistema de la moda y busca nuevas formas para comunicar de manera amable cómo es posible modificar hábitos y transitar lo sustentable.


Entrevista de Lucía Chain, una diseñadora que trabaja con base en Buenos Aires pero con mente internacional en el nuevo sistema de la moda.

¿La moda está preparada para ser sostenible? 
Los nuevos diseñadores ya nacen con proyectos sustentables, o al menos lo intentan, están transformados. Hay pocas marcas y diseñadores que tratan de ir por otro lado, porque ya es algo natural. Todavía falta un montón. A la moda le falta comunicar mucho lo que hacemos, lo que está bien y lo que está mal, así el público se pueda replantear cómo consumir.

¿En Argentina existe el consumidor consciente? 
En Argentina me pasa que tengo mucha más gente que me sigue por la filosofía de la marca que clientes. Todavía falta que las personas entiendan que se puede vestir con nuestras prendas, que no es extremadamente caro y que vale muchísimo más la pena que comprarte en un local masivo.

¿Está bien comunicada la sustentabilidad? 
Hay varias ramas de comunicación que son discutibles. Por un lado está la genuina, la positiva que te explica los procesos, que hay detrás de la producción y que te hace entender los tiempos, de dónde vienen los materiales. Por otro lado está la comunicación que para mi es negativa y que se da masivamente. En los últimos tiempos siento eso con el Fashion Revolution. Por un lado está buenísimo, impulsaron un cambio muy grande y muchas personas, sobre todo productores, se pusieron a reflexionar sobre sus acciones pero el movimiento lo plantea de una manera tan negativa que uno como consumidor se queda afuera.


¿Pensás que comunican así buscando el impacto? 
De alguna manera plantean que la moda tendría que terminar porque es nociva. Y eso no va a suceder, la moda no va a terminar. La moda es la industria más importante de muchos países. Hay que generar un impacto positivo para que el cambio pueda suceder.

¿Cómo llegás a los materiales sustentables? 
Es una investigación que no termina nunca. Trato de priorizar a la industria nacional. Un gran porcentaje de mi colección es de algodón producido en Chaco aunque también incorporo dos textiles que son importados porque acá no se producen. Los compro por la buena calidad y le dan cierta sofisticación a las prendas. Son los dos textiles que hoy en día están considerados los más sustentables, uno está hecho a partir de pulpa de eucalipto y el otro es Cupro, generado con descartes, que hace un textil muy finito, parecido a la seda.


Hubo un cambio en tu propuesta en las últimas dos colecciones. 
Con cada colección siento que voy creciendo, voy madurando como persona y diseñadora. Me voy nutriendo de experiencias porque en cada colección hablo con muchas personas de distintas partes del mundo y recibo devoluciones de mi trabajo que trato de aplicar. Mi cabeza está dándose vuelta constantemente. Aprendo muchísimo porque voy teniendo cada vez más clientes, el mercado internacional es mi fuerte. Uno de los comentarios que tuve fue que haga más amplia la paleta de color. Yo también me estaba cansando que sea tan repetitiva pero tenía que ver con los recursos que tenía. Entonces incorporé tintas biodegradables que me dieron la posibilidad de usar colores más fuertes, no tan pastel como venía usando. Dejé el rosa porque me encanta.


¿Cómo organizás tus colecciones? 
Mis colecciones son atemporales. Propongo una colección gigante que va creciendo en el tiempo porque no dejo de producir lo anterior. Entonces, mientras voy sumando colecciones se tienen que ir complementando con lo anterior, pensando en siluetas más posibles. Las prendas se tienen que poner usar. Si hay diseños que no se venden, también eso es desperdicio.

¿Es posible trabajar sin temporadas? 
Todos los eventos en los que participo exigen una temporada. Pero cuando lancé mi marca pensé que no tendría temporada, porque lo mío era súper atemporal. Bueno no, temporadas hay porque sirven para organizar el trabajo.


¿Modificás las colecciones según el destino donde las vas a presentar? 
Si. Empecé a tener un cliente fuerte en Japón y tuve que modificar la moldería. En los largos porque ellos son más cortos y los escotes son más anchos porque la cabeza de los japoneses es más grande. Físicamente tenemos diferencias y está muy bueno lo que sucede porque entendes que el cuerpo es distinto, que no pasa solo por el talle.

Estuviste en Rusia, ¿cómo planteaste la colección para un invierno tan frío?
Para la colección que llevé a Rusia empecé a trabajar con varias capas de textil, para que sea más pesado, más grueso y el calor tenga que pasar por varias capas antes de irse del cuerpo. Al no tener ni nylon ni lana es más difícil, por eso lo resuelvo con la superposición de mucho textil, para que sea más calentito.


A través de los concursos armaste una estructura de marca internacional, ¿lo planeaste así? 
Si, desde la primera colección participé en concursos. El primero fue ganando el Semillero UBA (la plataforma de la FADU UBA en Bafweek) al que me presentó la cátedra. Eso fue un antes y después porque me dio confianza en mi trabajo y a su vez me dio un capital económico para arrancar un proyecto. Sin eso no hubiera sido posible lanzarme. Los concursos son herramientas que nos dan a los diseñadores justamente para tener más visibilidad. Es un trabajo en paralelo porque tienes que prepararte mucho, investigar todo el tiempo. Me abre más caminos, me da más visibilidad y a partir de esa visibilidad me invitan a otros lados sin la necesidad de presentarme. Además me plantea un desafío porque cada concurso tiene un objetivo detrás. Afuera los concursos son muy importantes y la mayoría de los diseñadores que ahora son grandes pasaron por esto, estas ahi para que se abran caminos.

Lo importante es tener en claro qué es lo que querés hacer y para qué. Después el producto se va formando solo, no es a la inversa; de tener un producto y darle un discurso. Es clave entender que lo que uno quiere hacer y a partir de ahí diseñar para que surjan las posibilidades."

Chain se comercializa en Yoox, el shop online que pertenece al lujoso Net-a-Porter más diversas tiendas de Japón a través de HP France y en Buenos Aires en la tienda Panorama. También es posible encontrar sus diseños en exposiciones. Tal el caso del Museo Ferragamo, en Florencia, Italia, donde fue seleccionada para Sustainable Thinking, la muestra que celebra la sostenibilidad con el cruce del arte y la moda.

Imágenes: Gentileza Lucía Chain

La escena de los zapatos de diseño en Palermo Viejo, una historia

Bloc de Moda te invita a una charla de zapatos con las primeras diseñadoras de calzado que llegaron a Palermo Viejo.

El miércoles 20 de noviembre a las 17 hs. en la Cámara de la Industria del Calzado (Avenida Rivadavia 4323, Caballito) tendrá lugar una charla con Valeria Leik, Luz Principe y Josefina Ferroni, a propósito de los 20 años de Palermo Viejo como polo de diseño.

La entrada es libre y gratuita y requiere inscripción previa (click para anotarse).



Bares y talleres mecánicos, locales de barrio enmarcados por adoquines grises que hacían de Palermo Viejo, un lugar sin ninguna singularidad. De a poco, el lugar se fue poblando y tuvo a la esquina de Honduras y Armenia como punto de encuentro para el nuevo diseño argentino.

Luz Príncipe llegó en 1999 a vender sus zapatos. Sus diseños ocupaban las ferias que abrazaban a la Plaza Julio Cortázar los fines de semana. Valeria Leik ya había construído su marca e identidad con una tienda propia en Av. del Libertador, a metros de Patio Bullrich, y diseños hecho para marcas como Via Vai. Aterrizó en Palermo en 2000, en la esquina de El Salvador y Armenia donde hoy está la tienda de Jazmín Chebar, y se fue con los cacerolazos del 2001. Josefina Ferroni ofreció diseños atemporales y de una sofisticación que le otorgaba el trabajo artesanal. En la actualidad es la maca de diseño de zapatos que distingue el barrio, desde la tienda de Armenia 1687. Allí llegó en 2002.


¡Quedan invitados!

Agenda: 
Miércoles 20/11 - de 17 a 19hs
Cámara de la Industria del Calzado
Entrada Gratuita.

Daniela Sartori lleva la moda sustentable al circuito comercial de Buenos Aires


Palermo Viejo tiene nueva huesped. Daniela Sartori, la diseñadora que fundó su etiqueta sustentable en 2011, desde el pasado julio hizo ancla en Gorrriti y Serrano.


Daniela Sartori forma parte de la camada de diseñadores que inauguró la segunda década del 2000. Desde el inicio planteó una etiqueta sustentable y con el tiempo se dio cuenta que si bien no era viable hacerla 100% orgánica, si era posible producir a otra escala y marcar un pulso distinto para mantenerse en el mercado. "Me di cuenta que no quería construir una marca masiva, de tener una colección de 100 artículos por temporada, producir todo el tiempo y luego sumar los nuevos. Y mucho menos desecharlos después", dice la diseñadora pionera en plantear la idea de la sustentabilidad en el diseño argentino.


Una gran colección
La colección Primavera / Verano 2020 es titulada ODARA, que en hindú significa tranquilidad, estar en paz. Las piezas primaverales conviven en los percheros de Gorriti 4974 con géneros del otoño y del invierno, pues la idea de Daniela Sartori es traspasar el tiempo y armar una gran colección con diseños que se sumen a los ya presentados.


La joven manos de tijera
La etiqueta Sartori se distingue por la sastrería. Certera, precisa, moderna, lo de Daniela no se parece a nada y se diferencia a primera vista. El gesto artesanal y a medida se potencia sofisticado y escapa totalmente a la idea aburrida con la que se vincula a la moda sustentable que se repite en morfologías y paleta de colores.


"Yo hago todo, me ocupo de hacer el molde, de cortar las muestras y coserlas. Obviamente tengo talleres que contrato yo directamente e hicieron el stock para la tienda", comenta Sartori sobre la base de su trabajo.


Imágenes: Gentileza Daniela Sartori

La psicología de la ropa

"Las colecciones están basadas en la exploración del color y las formas, el punto entre el arte y la moda. La moda sería un canal para llegar a la expresión artística", sostiene Delfina Baldassarre, diseñadora argentina con base en Brooklyn. Psicóloga de formación - y posgrado en Psicoanálisis-, profesión que ejerció en Buenos Aires, Delfina se mudó a New York en 2011 para trabajar en diseño porque consideraba que era una ciudad con mejores opciones para su proyecto. "Acá hay que tener mucha energía laboral, una visión fuerte y un conocimiento profundo de uno mismo para no claudicar o temblar a sabiendas. Lo más importante es tener un mensaje que movilice y que se distinga en originalidad", cuenta desde su estudio en Greenpoint, Brooklyn.


En este espacio estructura el diseño, el planeamiento y la logística de su etiqueta mientras que la colección la desarrolla en Lima, Perú. "Nos vamos por semanas a trabajar allí, cambiando de aire y de inspiración, lo cual siempre juega un rol inesperado en las decisiones tomadas in-situ. Disfruto en especial esta parte del proceso porque me gusta comunicarme en español con la gente que colabora. Que ambas lenguas formen parte de mi trabajo me permite sentirme conectada a lo familiar", dice.


Los colores y las estampas son el disparador de Delfina Balda para las prendas confeccionadas en seda, algodón y tejido de punto, las cuales divide en cuatro colecciones anuales y comercializa en multimarcas de Estados Unidos, Europa, Asia y online.

~ ¿Se mezcla tu profesión de psicóloga con el diseño de moda?
Me baso en el psicoanálisis para trabajar la idea del cuerpo como construcción. Lo interesante es ver cómo la lectura psicoanalítica me permite pensar lo mío, que es el diseño y el arte.


~ ¿La ropa puede hacernos sentir mejor?
Acá entra el tema de la personalidad de quien la usa. Creo que la ropa nos acompaña y puede realzar estados de ánimo, pero si dependemos de la ropa para sentirnos mejor estamos fritos! La ropa es solo retazos de cuerpo, partes de un armado mucho mayor.


~ ¿Desde la psicología se puede explicar por qué hay personas que buscan uniformarse y otras quieren ser diferentes?
Son distintas búsquedas. Se lo puede pensar desde textos de Sigmund Freud, por ejemplo "El malestar en la cultura" y "Psicología de las masas y análisis del Yo". Hay un discurso prevalente a "lo que está de moda", donde la gente se identifica. El mensaje de este discurso es poderoso: donde lo heterogéneo se hunde en lo homogéneo. Hay gente que se eleva y logra diferenciarse, lo que implica una renuncia hacia el discurso.
Parto de una conceptualización que es pertinente a un campo para luego crear algo en mis propios términos. Entiendo que es algo como que la teoría psicoanalítica es una pista de aterrizaje, me deja despegar..., pero lo que importa aquí es el viaje en sí mismo, el proceso creativo que termina consolidándose en una prenda."

~ Gilles Lipovetsky dice "La moda son siempre los demás".
A mi lo que me parece interesante es que la moda puede ser una parte provocativa de la cultura, jugando el rol de ser un medio para la conversación, el debate, la enunciación. Puede abrir canales más profundos en cuanto a inquietudes sociales. La industria se ha abierto a estar más expuesta, más accesible y menos elitista especialmente con el auxilio de los medios de comunicación social que permite voces y críticas diversas de distintos sectores.

Imágenes: Gentileza Delfina Balda | Colección Primavera / Verano 2019