Bloc de Moda: Noticias de moda, fashion y belleza Otoño Invierno 2015

Ácido Glicólico para pasar el invierno


Glicoisdin Crema para piel seca ($360) y Gel facial para piel con impurezas ($320)


Quisiera ser una experta en ácidos para poder entender el encanto que tienen. Sé que el ácido hialurónico debe ser mi Best Friend Forever, entiendo que también dejaré entrar al glicólico al grupo, pero siempre que estoy a punto de concretar la compra aparece el cartel de alerta.

Al usar los ácidos hay que aplicar si o si protector solar, que es mejor hacerlo por la noche y el porcentaje de concentración debe ser el que necesitemos (muchas obviedades pero suena tentador hacerse de un producto que contiene excelentes propiedades para la piel).

El ácido glicolico mejora la renovación celular, reduce el tamaño de los poros, suaviza las líneas de expresión, trabaja sobre las arrugas y es exfoliante.

Esta es la época para hacer los tratamientos con ácidos, consulten con un dermatólogo antes de aplicar! Dicho esto, les presento dos productos que son de venta libre de Isdin: Glicoisdin.

Se trata de una crema facial anti-age y del gel facial anti-edad. Ambas trabajan para dejar la piel más luminosa, disminuir las líneas de expresión y arrugas, mejorar la firmeza de la piel, mantenerla suave, aclarar manchas y para trabajar sobre pieles con impurezas. También estimula la formación de elastina y colágeno.
La crema tiene un concentrado de 8% de ácido glicólico, el gel de 15%. Estos productos están indicados para pieles secas, grasas y como mantenimiento post tratamiento intensivo con ácido glicólico.

- Más belleza en la pizarra Beauty Closet de Pinterest

Postales desde la fábrica de zapatos de La Leopolda


La Leopolda y la fábrica de zapatos. De aquí salen los modelos que irán a su tienda palermitana, como también los envíos del shop online.

"Se cree que a los zapatos los hace una máquina pero tiene mucho más de artesanal de los que se piensa," dice Celeste Mendoza, desde la fábrica de calzados que La Leopolda tiene en Morón. Allí opera el centro de producción que compone alrededor de 500 pares de zapatos al día.

La confección de zapatos está dividida entre el oficio del zapatero y las máquinas que median en la producción. Entre rollos de cueros y decenas de cajas etiquetadas con diseños de antaño, plantillas, recortes y herramientas que se disponen a darle atención a cada uno de los zapatos que salen de este gran taller.

Los pasos para hacer un zapato están custodiados por personas  que repetirán un gesto durante ese día, el equipo de trabajo está concentrado en el quehacer que sale de sus manos y pasan los recortes, retazos y moldes, que son lo más parecido a un zapato, por estas maquinarias que permitirán replicar en serie a cada modelo. 

En estas postales verán el proceso de confección de un zapato de producción masiva: 

El modelista es quién dibuja el diseño y su moldería ilustra las piezas que irán a formar parte del zapato.

Filas de mocasines cortados esperan para ser pegados en sus suelas.

A la horma! luego irá a una máquina que de calor y a otra que da frío.

Entre el oficio artesanal y las máquinas, aquí se pegan las tachas.


Las zapatillas siguen su reinado, aquí un adelanto de lo que presentará La Leopolda


Esta y otras coberturas pueden seguirlas en directo desde Instagram y Twitter.

La belleza para decorar el tocador y cuidar a la piel



Estuve mirando el catálogo "Vanities: Art of the dressing table", la exposición que tuvo lugar en el MET Museum hace dos años. En esta muestra se exploraba la evolución del tocador y los rituales de belleza que allí se llevaban a cabo, como oda a la vanidad.

La "vanity table", tal como la conocemos ahora, tiene su origen en el siglo XVII. En la actualidad este gesto de mirar tocadores ajenos y baños decorados con productos listos para comenzar este rito queda impulsado en imágenes digitales de ensueño, con Instagram como pantalla para exhibir la intimidad que deleita al voyeur ocasional.

Llego a este repaso luego de recibir una de las líneas de Bless, la firma argentina de productos de la industria de la belleza y cuidado personal (con producción para la marca propia y ajena, como Karina Rabolini y Ricky Sarkany).

Bless se presenta en el mercado proclamando que sus artículo retratan un espíritu libre y positivo pero también apostando al packaging para que cada producto pueda convertirse en un objeto de decoración para el cuarto de baño. Colores vibrantes, envases suaves al tacto y detalles como metales y presillos de color, los productos de Bless aspiran a crear una experiencia visual que trasciende al tratamiento de la piel.

La identidad en equipo: Vicki Otero + Finn



A las muchas modas que aparecen hoy se las viste con interpretación personal. Estar a la moda tiene más que ver con el gesto de ingenio e identidad que se le imprime el look.

Las señas que identifican al diseño argentino tiene a una camada de diseñadores que gozan con la bendición de ser todos talentosos. Es la de 2001 y dio inicio a lo que se conoce como "diseño de autor", hacedores que desconocen de las tendencias que dictaminan lo que se lleva mucho antes que esas fashion trends perdieran fuerza y hoy impulsan la identidad como marca necesaria para conformar un estilo, que aunque revuelto, es lo que destaca y valoriza a la moda en Argentina.

Vicki Otero pertenece a esa generación de creadores y sus trajes monacales se actualizan con el gesto que la moda revaloriza: el accesorio. "Buenos Aires" es el nombre de la colección cápsula que reúne el vestido de Otero y se integran con los diseños de Finn, la etiqueta de  joyería contemporánea de Paula Giecco.

Los diseños fueron lanzados bajo la premisa de compartir piezas inspiradas en elementos de la cotidianidad porteña.

La colección comenzó a gestarse en febrero, luego de que Paula, algunos meses antes, llegara a una de las ferias organizadas por Vicki Otero luciendo un vestido de una de las primeras colecciones de la diseñadora. Un mes de julio recién estrenado las encuentra a las dos vestidas por la otra y a tono cada una con el sello que las identifica, desde la galería de arte Praxis, trascendiendo el objeto para admirar en prendas para llevar la individualidad.