SLIDER

Newsletter

por Lorena Pérez

Bloc de Moda es un medio digital focalizado en la cultura moda. Desde sus páginas se observa, cubre y escribe sobre este fenómeno social como el reflejo del espíritu de la época. La calidad de contenido editorial en notas de moda, belleza y estilo: Registros de historias en un gran reportaje online. ¡Bienvenidos!

Costumbres Argentinas: El Sastre


Un muestrario de telas, hilos y moldes visibilizan un trabajo artesanal. En la mesa de Francisco Gómez, el sastre detrás de la etiqueta a medida 'Franciscano', hay moldes y fichas que cuelgan en su prolijo taller en el microcentro porteño.

Francisco llegó a Buenos Aires hace 4 años. Dejó Corrientes, provincia donde desarrolló una marca de diseño de ropa masculina con acentos de sastrería, para dedicarse al oficio del sastre porque los hombres, dice, empiezan a interesarse nuevamente por la sastrería.


El oficio del sastre está colmado de referencias de estilo y calidad. Cuenta con más de 200 años de historia y hace nomás un par de décadas era una visita obligada para todo hombre que buscara estar bien vestido o gestionar su vestimenta con un buen traje. La funcionalidad dio espacio a nuevos modos para conseguirlos, como cortes más modernos o tallas más sentadoras en las marcas comerciales, pero como todo en la moda, tuvo su regreso y renovación: volvió el sastre.

"Es un oficio que fue en caída, pero se están generando círculos de hombres que quieren vestirse bien. En Europa están los clubs de caballeros que ofrece el asesoramiento de imagen, corte de pelo, habanos... Eso está en explosión. El estilo italiano en Buenos Aires no encaja porque un pantalón de largo al tobillo es complicado incorporarlo", cuenta sobre el estilo de los hombres argentinos y recuerda Francisco que los nuevos consumidores son jóvenes que tuvieron la posibilidad de viajar, entonces llegan y les surge la inquietud de donde encontrar acá lo que vieron allá.


El trabajo a medida tarda entre 2 y 3 meses y se confecciona con géneros nobles para que acompañe la idea. Francisco trabaja con telas importadas porque "lamentablemente no hay nada de la industria nacional que se pueda usar", entonces utiliza géneros italianos e ingleses, pima peruano y un algodón brasileño.

Aquí una crónica visual en primera persona: Francisco publica a diario en Instagram y Facebook su trabajo como sastre.

No hay comentarios.

¿Qué se usa? El pantacourt es tendencia

Más corto que un pantalón, más largo que un short. Las posibilidades para acortar los pantalones sigue evolucionando y tras su repetición, el pantacourt queda confirmado como tendencia Primavera / Verano 2018.

El pantacourt ejerce un gran impacto visual, quizás ahí se encuentre la explicación a la gran repercusión de una prenda que es poco amigable para la aspiración de lucir un par de piernas infinitas. Pero como todas las siluetas, se trata de manejar las proporciones: tacos y jugar a alargar el torso como regla, aunque también se lo usa con top crops y zapatos planos cuando la comodidad resuelve el día.

Aquí, una postal de esta prenda de aire y origen masculino y deportivo, las claves que manejan el guardarropa que nos está vistiendo:

Las reglas del estilo según Caroline Issa 
No hay comentarios.

La primavera en negro

Con el Ultra Violeta como el color estrella, según Pantone, para maquillar el año 2018, aquí va una proclamación para aquellas damas que seguirán rindiendo culto al negro como tono conductor de sus ropas.

Simplifica y soluciona, sofisticado por definición, estilizante en la esperanza y adaptable para tantas ocasiones de uso. Claro que no es solo el negro con el que se gestionan todas estas promesas, pero sí es una elección versátil que hace a un estilo personal, una ideología que atraviesa al guardarropa y hace una esencia en negro para componer vestuarios que desconocen de estaciones.

El diseñador alemán Tomas Maier ilustra la moción.
¿Cómo arma el guardarropa Primavera / Verano 2018 este hombre que en sus manos también tiene el repertorio de Bottega Veneta? Con conocimiento de la moda y de lo que las mujeres quieren. Detalles trabajados y calculados para vestir bien y coherente con la feminidad de esta época. Prendas que alargan la silueta y dan un look moderno y refinado.

Ideas ya:

Colección Primavera / Verano 2018 - Imágenes: Tomas Maier
No hay comentarios.

Una silueta sensual

Cada diciembre Chanel celebra el Métiers d'art, un espectáculo que refleja el trabajo de los artesanos cuya labor en las fábricas y talleres son los que mantienen la esencia de la alta costura.

Un tema y una ciudad son el disparador para asociarlo al nombre de Coco Chanel y un vínculo al presente para contar una historia sobre los saberes y también capaz de ofrecer innovación en técnicas tradicionales, como el caso de Montex, un estudio que trabaja sobre bordados y sedas aplicando técnicas 3D a los diseños, presente en las últimas colecciones de la casa francesa.

Para el desfile que Chanel presentó en la Filarmónica del Elba de Hamburgo, en el marco de las colecciones Pre- Fall del calendario oficial de la moda, participaron los bordadores de la maison Lesage, los sombrereros de la casa Michel, Maison Lognon en los plisados, las flores de Lemarié, los zapatos de los talleres de Massaro y se utilizaron los botones de la maison Desrues.

Sensuales y refinados, los looks en cashmere que se lucieron en sweaters y cuissardes logradas por medias de lana son de la maison Barrie, una fábrica fundada en Escocia en 1903 y adquirida por Chanel en 2012.

Aquí una de las siluetas del Métiers d'art 2017/2018, una idea lista para confirmarse como tendencia para el próximo otoño:

Imágenes: Chanel | Paris‑Hamburg 2017/18 Métiers d’art collection
No hay comentarios.

La memoria de Hollywood

Hollywood es sinónimo de cine, del glamour de otra época, de un misterio capaz de hechizar y lanzar modas y arquetipos de belleza que han marcado al público desde la gran pantalla. Este distrito bordeado por un bosque cuyo guardián máximo es el letrero “Hollywood”, allá a lo alto, popularizado en el cine como en la televisión, está estancado en el tiempo. Acá no hay modernidad, solo memoria que reaviva la era dorada cuando, tras la crisis de 1929, los americanos encontraron en la industria cinematográfica un escapismo capaz de hacerlos soñar, construido con el sistema de estrellas que ofrecieron los estudios de cine para que todo tipo de público estuviera representado, sobre todo las mujeres, con los estereotipos de belleza.

Referencia permanente: Hollywood Boulevard cuenta la historia
Hollywood es un barrio de trabajo, tiene un aspecto que se aleja de toda elegancia que pueda rondar en el imaginario de las personas. Cada cuadra evoca la historia de la meca del cine con una referencia constante a sus artistas. Desde las veredas que descubren el 'Paseo de la Fama de Hollywood', con las estrellas de cinco punta con el nombre de quienes hicieron la cultura del entretenimiento, las paredes con el arte del graffiti (empieza con Alfred Hitchcock y sigue con Mick Jagger y Frank Sinatra), bares y restaurantes visitados por los íconos del cine, muchas casas de vestuarios y los históricos teatros inmortalizados en la 'Award Season', la temporada de premios que tiene lugar entre enero y marzo, que utiliza al Hollywood Boulevard como pasarela para desplegar la alfombra roja por donde desfilan las celebridades durante las 14 premiaciones. En este contexto se luce el edificio Max Factor, convertido en The Hollywood Museum, al 1660 de la Avenida Highland, a pocos metros del Grauman’s Chinese Theatre, el espacio sellado con las manos de Marilyn Monroe, Sophia Loren, Clark Gable, y está justo al lado del Teatro Dolby, el escenario donde se entregan los premios Oscar.

100 años de Hollywood fueron capturados en este museo de cuatro pisos que antes, desde 1927, ocupó el señor Max Factor, el maquillador de las estrellas. A su cargo estuvo crear los looks de las actrices Jean Harlow, Rita Hayworth, Marilyn Monroe, Loretta Young, Lucille Ball, Greta Garbo, Marlene Dietrich, Mae West, Joan Crawford... pura historia contada desde las películas que hacían ilusionar e identificar a la mujer de su casa con las vampiresas de la pantalla grande.

Al 1660 de Highland Ave está el edificio Max Factor, donde funciona el Hollywood Museum

El recorrido por el Hollywood Museum comienza, por supuesto, con chismes. Hay un espacio dedicado a las reinas del gossip: Hedda Hopper y su rival Luella Parson, y a los materiales de trabajo con las que las periodistas chimenteras se movilizaban: la libreta de direcciones, la cámara fotos con la que perseguían a sus personajes y el neceser con maquillajes Max Factor para que el lugar de los hechos las encuentre acorde a la atmósfera glam.

También hay disparos entre divas, como esta declaración de Joan Crawford: “No odio a Bette Davis, ni siquiera pensé que la prensa quisiera que lo hiciera. Me molesta. No veo cómo construyó una carrera sin una capacidad real de actuación. Sacale la mirada, el cigarrillo y esas palabras cortas graciosas y qué tienes? Ella es falsa, pero supongo que al público le gusta eso”, cuelga de una pared y por debajo posan los zapatos, el clutch y los guantes originales que la actriz cuestionada llevó en la película “All About Eve”.

El romanticismo lo dará Judy Garland con la exhibición de los Ruby Slippers, los zapatos rojos que la mamá de Liza Minnellli lució en 1939 en el film "El Mago de Oz".

En este mismo vestíbulo desprenden las 4 habitaciones que Max Factor dedicó a las pelirrojas, pensado para Ginger Rogers, el de las morochas inspirado en Claudette Colbert, más otra sala para perfilar la forma de labios, como la boca corazón, llamada 'Cupid's Bow lip' por la actriz emblema del cine silente, Clara Bow y el "Only Blondes", que a pesar de haber sido dedicado a Jean Harlow, la primera rubia platinada de Hollywood, el museo se lo dedica a Marilyn Monroe para contar todos los detalles de belleza, publicaciones de época, vestuarios de películas y ropa de entrecasa, como los pantalones capris y un remerón fucsia, eventos públicos, tal el caso del vestido tubo que Marilyn lució cuando fue a visitar a los soldados durante la guerra de Korea. También hay joyas, muchas perlas, lencería y varios kits personales de belleza (uno de ellos fue vendido en 266.500 dólares en Christie's) que recrean su make up; todo un antecedente a los tutoriales beauty de las Youtubers.

La runia de Hollywood y sus trucos de belleza: Todos los maquillajes de Marilyn Monroe permanecen 

Entre esas cuatro paredes se devela uno de los secretos de Marilyn: en el edificio histórico aseguran que la bomba sexy de Hollywood se lavaba la cara 15 veces al día porque tenía miedo de que la piel se le manchara... un temor como el de cualquier mortal. 'Jean Harlow fue mi ídola. Ella fue mi actriz favorita', solía declarar Monroe y de esa admiración surge su pelo rubio. Max Factor creó el tono en sintonía a la tez y el color de ojos (se conoce como el 'Colour Harmony' y el maquillador creó este método para que las actrices dieran bien naturales en cámara).

En otra de las salas hay detalles del maquillaje y kit personales de Marlene Dietrich, Greta Garbo y un sin fin de publicidades donde las celebridades invitaban al gran público a conseguir su look: ese es el legado que dejó el maquillador ruso y que continúa hasta la actualidad con la firma cosmética ‘Max Factor’. La idea fue precisa y simple, que las mujeres en sus casas pudieran replicar el glamour de las estrellas que las hacían soñar. A él se le reconoce haber lanzado el brillo de labios, la primera base de maquillaje y hasta un calibrador de belleza, un aparato que parece salido del laboratorio de Frankenstein y que calcula el rostro ideal de la mujer para maquillarla con sombras; lo que hoy es tendencia para estilizar el rostro y se conoce como 'Contouring'.

Vitrinas que conservan vestuarios de la era dorada de Hollywood

La visita por el Hollywood Museum sigue con los vestuarios de series de televisión. Hay vitrinas que muestran las ropas de los personajes de "Los Sopranos" y "Mad Men", pero las prendas que direccionan la mirada son las confeccionadas por Nolan Miller, el vestuarista de "Los Ángeles de Charlie" y "Dynastia", con las hombreras puntiagudas como referencia absoluta a los años 80', para vestir a la mala, la morocha Joan Collins, y la rubia buena, Linda Evans. Así colmado de estereotipos se cuenta la historia de Hollywood.

Red carpet en loop: No importa cuando llegues a Los Angeles, la calle siempre celebra una premiere

Otro recorrido fundamental es el de los diseñadores de Hollywood.

Vale destacar que Paris marcó el ritmo de la moda con su alta costura, en los primeros años del siglo XX, pero fue Hollywood el primero en hacer tambalear ese reinado.

Tan impactante fueron las imágenes que ofreció la pantalla grande que los estudios cinematográficos tuvieron que crear su propio sistema de diseñadores, con Gilbert Adrian a la cabeza. Este diseñador influyó en la moda hasta el punto que en Europa lo copiaban y sus diseños se replicaban para ser vendidos en los grandes almacenes americanos, como el caso del vestido de Joan Crawford en "Letty Lynton" que llegó a vender 50.000 ejemplares en el Macy's de New York. Gilbert Adrian, o Adrian, fue el diseñador de vestuario de la Metro-Goldwyn-Mayer y en la década del 30' vistió a Norma Shearer, Greta Garbo, Jean Harlow, compuso los looks para "The Women", el film dirigido por George Cukor, y diseñó los zapatos rojos de Dorothy en 'El Mago de Oz', entre más de 200 trabajos construidos para vestir la Golden Age. 

Entre los memorables que resaltan en el museo está Orry-Kelly, el costume designer de 'Casablanca' y contratado por la Warner Bros, Universal y Fox, quien diseñó vestidos para las estrellas Bette Davis, Dolores del Río, Ann Sheridan, además de ganar los premios de la Academia por los vestuarios de los musicales "An American in Paris", "Les Girls" y 'Some Like it Hot'. Otro pasaje le corresponde a Travis Banton, el jefe de vestuario de Paramount Pictures y a cargo de vestir a Marlene Dietrich, Mae West, Clara Bow, Joan Fontaine y Carmen Miranda.

Si bien es un espacio histórico, el Museo de Hollywood no sigue una línea de tiempo y, por ejemplo, no hay menciones a la labor de la diseñadora y emblema cultural de la gran pantalla, Edith Head, aunque sí muchas piezas que en conjunto resultan un disparador de recuerdos para el espectador: vestidos de Elizabeth Taylor, trajes de Rodolfo Valentino y Richard Chamberlain, la campera de cuero de Al Pacino en “Cacería”, todo el vestuario que Eddie Redmayne lució en 'La chica Danesa' y hasta posa estático el perro de 'Loco por Mary'.

Perlas, vestidos, ropa de entrecasa y todo el aura de Marilyn concentrado en la sala de las rubias de Max Factor

Aquí se resume un repertorio amplio de ideales de perfección y de feminidad que marcó una época y traspasó la pantalla de cine. En este sitio se celebra un estilo que Hollywood se encarga de mostrar cercano, fácil de copiar y de identificar con el gran público, metodología que se mantiene vigente y que durante estas semanas, mientras tiene lugar la Red Carpet Season que comienza con los Golden Globes y finaliza con los Oscar, se potencia y renueva el romance entre los actores y el espectador, con el gesto voyeur que despierta su apariencia.

 ¿De qué diseñador es el vestido que lleva puesto tu artista favorito? El Hollywood Museum cuenta cómo comenzó esa historia.
No hay comentarios.

Amor por el denim

El denim es un tejido de origen rústico que logró mezclar sofisticación y versatilidad en piezas básicas del guardarropa y se transformó en un fenómeno cultural.

No hay guardarropa sin jeans, por eso no es casual que el denim tenga sus propias ferias que narren los avances, las tendencias y los procesos textiles que amplían sus posibilidades.

Crónica Visual: Indigo Fest de Santista Jeanswear

Buenos Aires es una ciudad con veredas teñidas de azul: el denim está presente de enero a enero en las calles como en las tiendas. Este es el contexto en el que se presenta el Indigo Fest, una feria de denim que organizó Santista Jeanswear, una empresa fundada en 1926, en el Centro Metropolitano de Desarrollo.

Esta empresa productora de denim, con base en Tucumán y recordada como "Grafa" en Buenos Aires, convocó a emprendedores y artistas para que intervengan piezas de jean. La diseñadora Julieta Erdocia formó parte del festival desarrollando una línea de zapatos en denim.

"Santista me dio las telas lavadas, en realidad fueron prendas, y el desafío fue utilizar cuestiones características del lavado y costura del denim, pero sin caer en lo vulgar", me comentó la diseñadora que trabajó entre las limitaciones que le ofrecieron esas piezas y el reto de impregnar su identidad en cada modelo.

Así, se vieron sandalias, mules, zapatillas y botas bucaneras confeccionadas en distintos denims con el estilo de Julieta Erdocia:

No hay comentarios.

El futuro del retail

Lleva su tiempo la charla sobre el nuevo consumidor ya que, boom tecnológico de por medio, los hábitos de consumo cambiaron totalmente.
Un furor inicial por lo fast y la necesidad gestionada al instante dieron espacio luego a nuevas motivaciones para adquirir productos. La calidad, la identificación y el bienestar son algunos de los gestos que hoy se buscan al consumir y modifican el futuro del retail.

En Miami Beach se está desarrollando el Foro de Innovación LAC de Mastercard, un espacio donde se comparten ideas y brindan herramientas para avanzar y construir nuevas posibilidades para aquellos que nos proveen productos.


Los lentes de ODG fueron una de las innovaciones mostradas para la industria de la moda. Se dice que las marcas ahora deben vender experiencias. Aquí una: los lentes están pensados para hacer shopping desde tu casa, pero sin perderte la experiencia de ir a la tienda. ¿Cómo es esto?

Los smartglasses de ODG experimentan realidad aumentada fotorrealista: simulan que estás en la tienda y con tu mirada direccionás las compra. Elegís, lo guardás en el carrito y pagás, mientras elegís la tarjeta Mastercard, con la tecnología 'Masterplass' desarrollado por Qualcomm Technologies que lee el iris del ojo para validar tu identidad. Es un proceso sencillo de compra, personalizado y enfocado en la seguridad.
Los lentes estarán a la venta en 2018 por 800 dólares.

Estos lentes fueron mostrados a los desarrolladores, quienes prueban las posibilidades de esta tecnología para ayudar al comercio minorista a mejorar la experiencia de compra. La demostración en Miami se vio con la tienda Saks:
1 comentario

El buzo con capucha

Romina Cardillo usó traansparencias - Nous Primavera / Verano 2018

Suena lógico que una esencia multicultural, como la de Estados Unidos, influya a la moda de hoy. El buzo con capucha es uno de los íconos del estilo sport estadounidense,  junto a los jeans y las remeras, todo emblema de lo prático y ponible del vestir.

Además de esencial en la pasarela masculina, el buzo con capucha siempre se consigue en los locales y no hay vereda que no encuentre a un varón con esta prenda de aspecto adolescente: siempre está presente. Pero fue Vetements  y su estética kitschy, que genera un impacto visual y sensación de rechazo inmediato, la marca que relanzó el buzo canguro como moda.

Vetements la subió a su pasarela y Demna Gvasalia, diseñador también de Balenciaga, imaginó al hombre de la casa del modisto Cristobal luciendo un buzo canguro.

Mucho más refinado en el gusto, Virgil Abloh entroniza los códigos deportivos en Off - White y tiene chic para la vida urbana. El buzo con capucha ahí no falta como producto en su shop online o puesto sobre una silueta femenina robándolo de su colección masculina.

Paris era una fiesta: Vetements Spring 2018
En el mercado argentino son varias las marcas de diseño que muestran al buzo con capucha como pieza de tendencia: Tramando la ofreció como vestido en la colección Otoño 2017 y para la Primavera 2018 la cuelga como buzo. Alen es una firma que resignifica el repertorio de piezas deportivas y lo impregna de espíritu cool y kitsch. Aquí el buzo es clave.

Nous lo propone como buzo deportivo con pretensión de vestir, pero también sumó en la nueva colección una versión transparente del canguro. Ahí hay novedad.

Tramando Primavera / Verano 2018
Las ropas que siempre estuvieron en el placard, que traspasan las temporadas y por ende no son novedades, pero revitalizan su facha mezclándose con otros códigos, incluso sartoriales.

Hay muchas variaciones, aquí un repaso visual del buzo con capucha:

Ficha técnica de un buzo canguro

Alen Primavera / Verano 2018

El diseñador chino Angel Chen tonalizó en pasteles al buzo en su colección Otoño 2017

Fenty X Puma by Rihann Fall 2017
cid kohan Primavera / Verano 2018

Nous Primavera / Verano 2018

Versus Versace Pre - Fall 2017

Off - White Otoño 2017
Postales de la adolescencia: Ashley Williams, la diseñadora con base en Londres, lo mostró en la colección Primavera 2017

Balenciaga Menswear Otoño 2017



imágenes: Indigital TV, Nous, Tramando, Ashley Williams, Bloc de Moda. 
No hay comentarios.

Una camisa de vestido

La esencia de una pieza básica del guardarropa hace que, en su sentido más elemental, permita mostrar otro aspecto cuando a la ropa se le carga una narrativa personal.

¿Qué más pedirle a una camisa? Bueno, que sea un poco más larga. Ese enamoramiento tengo con la camisa, que de entrecasa le doy función de remerón porque me permite una libertad de movimiento absoluto.

Cambia la silueta y el poder transformador de un vestido camisero feminiza la facha y resulta el colmo de la comodidad. Con zapatillas o tacos, abrochado o súper escotado, mangas arremangadas o bien prolijas. Varias posibilidades para una prenda bella, esencial para vestir los días.

Lucy Chadwick, la directora de la galeria de arte Gavin Brown's Enterprise de New York, viste sus días con camisas y así resulta el look:


No hay comentarios.

Life On Mars? Así es el traje espacial para viajar a Marte

La conquista del espacio es un tema recurrente de la ciencia ficción. ¿Futurista? No tanto, el hombre ya fue y regresó de la Luna varias veces, mientras que Marte sigue siendo la promesa de exploración. Para el caso, el traje espacial para visitarlo ya está diseñado y se llama BioSuit.

Hace unos días tuvo lugar Coreografías Marcianas, el workshop que invitó a experimentar en la Tierra algunos efectos de la vida humana en Marte. El contexto fue la presentación de la Carrera de Diseño de la Universidad de San Andrés. Allí se desarrollaron las masterclasses de la Dra. Dava Newman, experta en la misión de Marte en la NASA, el arquitecto Guillermo Trotti y Diana Cabeza, experta en espacio público y diseñadora del sistema de paradas del Metrobus.

Dava Newman disenó el BioSuit, un traje espacial para uso extraplanetario y el argentino Guillermo Trotti co-creó el casco que completó esta innovación. 

El traje espacial para visitar Marte es ceñido y liviano, una segunda piel que permite una mayor movilidad para las exploraciones. Dava Newman resaltó que los trajes actuales usados por los astronautas de la NASA tienen tecnologías maravillosas, como naves espaciales en miniatura, pero son rígidos y dificultan los movimientos. El BioSuit tiene una tecnología que permite conocer la respuesta del cuerpo en el espacio, que presiona directamente sobre la piel, y fue modelado por escaneos de láser 3D. El casco diseñado por el arquitecto Trotti gira y se adapta al ritmo de movimientos del astronauta.

El BioSuit fue desarrollado por ingenieros y científicos del MIT (Massachusetts Institute of Technology), universidad donde Dava Newman es profesora.

Dava Newman se desempeñó como Vice Administradora General de la NASA durante la gestión de Barack Obama

Coreografías Marcianas se desarrolló en el campus de la universidad, en Victoria. Convocados por Alex Blanch, el director de la nueva Carrera de Diseño que la UdeSa lanzará en 2018, también estuvieron presentes Laura Novik, coordinadora de moda de la licenciatura, y Alejo Estebecorena, asesor de la carrera, quien se definió como "Diseñador, punto" en este novedoso e inspirador workshop que aportó una mirada diferente para entender el diseño y su enseñanza.
No hay comentarios.

Postales de viaje: Dónde conseguir libros de moda en Miami


Levanto la mano desde la húmeda y siempre soleada Miami.

En general no se piensa que en las grandes ciudades cueste encontrar algo, cualquier cosa. Nunca falta el ser querido que, ante el anuncio de un viaje, hace un encargo como si se tratara de llegar a destino y tener ahí nomás el pedido... Claro que está la compra online, pero me refiero a caminar la calle, justo en la meca del consumo y facilidades para encontrar de todo (aunque no siempre pasa).

¿Y los libros y revistas? Hace dos años noté que había menos variedad de revistas en los aeropuertos, mucho papel pasatista y los diarios (si llegás temprano), pero revistas que en las redes sociales parecen un hit, en los centros de compra ni por asomo. Hagan la prueba de tratar de dar con un número de The Hollywood Reporter o de elegir entre las cuatro portadas de Jennifer Lawrence para Vogue. Quise quedarme con la del retrato de John Currin, pero compré la que conseguí (la del vestido rojo).


Con los libros pasa lo mismo. Llegué a Miami con una lista de libros y revistas para cargar en la valija y mirá qué realidad: solo hay una librería  y se llama "Books & Books".

La caminata por Lincoln Road tiene muchas sorpresas y la clave es el shop online. Un Gap vacío, un H&M colmado de curiosos y poca compra y el Apple Store decorado por varias bolsas en manos y sonrisas estampadas por la nueva adquisición. Miami Beach también tiene una librería, en el fondo de una galería, tan transitada como la tienda vecina, la que vende los disfraces de Halloween y Navidad por pocos dólares.


Sobre el 927 de Lincoln Road hay un cartel blanco que anuncia sin lugar a confusión: Books & Books. Pasás por la cafetería y desde la pared se ven las revistas, el único papel que verás en Miami, y hacia el fondo está la librería donde se consiguen tomos de diferentes épocas. Otro destino en Miami es Bal Harbour. Cuando subís al primer piso del shop de lujo se ve otra tanda de libros de esta librería fundada en 1982, que también tiene sucursal en Coral Gables, en Biscayne Boulevard, Key West y en el aeropuerto de Miami.

A post shared by Lorena Pérez (@blocdemoda) on

Cambian los hábitos, pero no desaparecen. La lectura en papel es una experiencia y por eso mismo revistas y libros se mantienen a la vista, pero hay que ir a buscarlos. Más variedad y no solo novedad, menos cantidades y por ende, más caros. Aquí un registro visual de los libros de moda que se consiguen en Miami. ¡Algunos ya están en mi biblioteca!

1 comentario