Bloc de Moda: Noticias de moda, fashion y belleza Primavera Verano BAFWEEK

El fin de una era: Tras 16 años online, se despidió Style.com



Se terminó. Desde ahora, si clickeás en Style.com, sos redireccionado a Vogue Runway, la web que a partir de hoy reemplaza a este pionero en reportar la moda online.

Si bien fue la revista Elle Fr la primera en llegar a la web, Style.com fue el nativo de moda digital que nació para retratarla en internet y sitio que marcó el rumbo de las coberturas. El que mostró que era posible hacer contenidos de calidad y el que nos acostumbró a seguir la moda en tiempo real, mucho antes que aparecieran las redes sociales -Style.com publicó su primer desfile, el de Versace, en septiembre de 1999- y que las marcas se dieran cuenta de la potencia de las plataformas digitales para contar historias.

De una manera romántica, Style.com fue los ojos del lector y el que dio la posibilidad de acceso a sitios que hasta ese momento no habían sido fotografiados: el backstage, los detalles de la colección, la atmósfera de un desfile, el front row, la belleza, la reviews al instante y por supuesto, los looks de la temporada. Adonde ir más que Style.com para ver las pasadas de un desfile que acababa de terminar!

Lo que comenzó como el sitio web del Vogue americano se hizo grande, ganó entidad y se postuló con marca personal: todo lo que había que saber estaba reseñado ahí.

Le hecharía la culpa al consumismo, o que la moda es una industria millonaria, de que este emblema del periodismo de moda digital se convertirá en un shop online.


Tan rápido cambia todo, que así como se despidió hace minutos con un "Thank you to one and all who came along for the ride" ahora te recibe un "Welcome to Vogue Runway".  Transformaciones en un click.

Nudité de Nous Etudions, tras un concepto para hacer moda



"Cada colección comienza con un hilo conductor y luego las fragmento en varias etapas, especie de cápsulas dentro de la misma temporada" me cuenta Romina Cardillo a propósito de Nudité, la Primavera / Verano 2016 de Nous Etudions que, siguiendo esta moción, quedó dividida en tres: Nudité, Epitome y Femelle.

Las prendas de Nous están enfiladas en el minimalismo. Las formas que trazan las siluetas y las texturas utilizadas para componer las piezas narran un sentido esencial del concepto que su diseñadora quiere transmitir.


Sobre el disparador de la colección Primavera / Verano 2016, Romina Cardillo comenta: "Comencé con Nick Cave, un artista visual que hace performances, trabaja con materiales reciclados y usa al cuerpo como objeto de arte. Ahí me basé mucho en la silueta, en los accesorios, que fueron unos anillos de acrílico asimétricos, y las estampas."

Estas estampas, en verdad, son apliques. "Trabajé el lino con el neoprene y con el crep, que son los parches que se ven en las prendas y en función de eso logré abrir mi cabeza, que es muy minimalista y me cuesta bastante sumar formas y texturas que no sean rígidas, como los neoprenes y las gabardinas que quizás son materiales mas acordes a lo que yo hago. Esta vez quise diseñar con materiales con los que me siento cómoda y otros con los que nunca había trabajado, que fueron el lino, el poplin, las gabardinas y hacer lo contrario a lo que hago siempre. Fue elegir materialidades que no estoy acostumbrada a trabajar y ponérmelo como desafío para salir de mi circulo de confort, para evitar auto-repetirme."



La segunda inspiración para componer Nudité vino por Turquesa Topper, "mi musa" dirá Cardillo sobre su docente en la UADE y quién le acercó el libro "Desnudez" de Giorgio Agamben, "ensayos que hablan del cuerpo y qué es el desnudo realmente o cuando es que uno se siente desnudo, por eso nombré asi la a la colección." 

Y escucho aquí la idea conceptual llevada a ropa y que de manera precisa hacen que cuelgue tendencia y moda en los percheros de Nous: "Empecé a trabajar no en siluetas completas, en no terminar de armar los conjuntos sino en pantalón y saco y nada abajo, trabajar el cuerpo desde el lado femenino y el desnudo".  

Así es como en el desfile que Nous presentó en Bafweek se vieron trajes donde el escote direccionaba que debajo no había top, blusas asimétricas que Romina Cardillo retoma de su colección anterior, y fue una pieza de los años 40' de Cristobal Balenciaga la referencia para diseñarla. 


Siguiendo esta idea de hacerlo diferente para no repetirse, esta vez el oversized fue aplicado en la parte de abajo, con los pantalones como ítems conductores. "Aposté a una silueta más lánguida. Siempre está en mi el confort, que sea una prenda que no te obligue a tener determinada silueta" culmina Romina Cardillo sobre esta colección que quedó maquillada en una paleta de colores que incluye los azules -marino y Francia-, lila, naranja, crudo y negro.

El desfile de Nous Primavera / Verano 2016:

La vida saludable y mi #RutinaCrenyf


La doctora Si, a.k.a. Virginia Busnelli, en acción: pregunta, controla y anota

Junto a mis co-equipers del #TeamPowerTrio, @AninkaTokos y @Tendenciera, fuimos invitadas por los doctores Virginia Busnelli y Juan Manuel Di Diego a conocer  y probar los tratamientos de Crenyf, una flamante clínica de medicina especializada en salud física y estética que está ubicada en Talcahuano 1207 (Recoleta).

Con ganas y ayuda es más sencillo alcanzar los objetivos, por eso me pareció una invitación inspiradora para compartir junto a mis compañeras y sumando el mimo de contar con seguimiento médico y una profesora de gimnasia para la rutina que surge tras la consulta medico/nutricional.

En el primer encuentro me reuní con Virginia, una médica endocrinóloga que, luego de hacerme 1000 preguntas, pasó a realizarme un estudio de composición corporal y pedido de análisis clínicos. Ella me sugirió un plan de 20 sesiones donde están contempladas las clases de gimnasia con movimientos aeróbicos y aparatos (bicicleta, cinta y caminador elíptico) y es la profe Connie la encargada de indicarme y controlarme en los ejercicios (2015, el año de los abdominales!).

Mi #RutinaCrenyf sigue con una ducha escocesa, 20 minutos de ozonoterapia, una cabina de relax total donde la piel se ilumina y elimina las toxinas, y continúan 20 minutos más de electrodos (no entiendo como nunca le tuve fe a esta maravilla), que van rotando entre sesiones con la presoterapia, esas botas que en Crenyf llegan a trabajar hasta el abdomen.

Aquí la explicación médica del tratamiento que sigo en Crenyf:



Así de saludable, así de rendidora, la experiencia con este tratamiento es beneficiosa.

Por un lado está el ejercicio. Al estar controlada me siento comprometida para hacerlo y por eso es más sencillo que la re-educación alimentaria que estoy transitando. Aquí la parte buena y de grises para mi. Aprender a comer y modificar hábitos (uf!) no es algo que se da de un día para otro.

La consigna en Crenyf está alejada al conteo de calorías y prohibiciones, sino que tiene que ver con concientizarse en cómo se come y mantener los buenos hábitos en el tiempo. Por eso más que resultados milagrosos, a lo que apela este centro médico es a cambios saludables que repercuten en la modelación corporal y en la salud. Y eso también requiere un cambio de cabeza.

Soy de las que no se tiene que ir al campo para relajar. Amo Buenos Aires y cada rincón me parece una postal. Crenyf está ubicado en un petit hotel donde vivían los Gándara, una familia tradicional de la ciudad. Con esta vista de balconcitos franceses como compañía, 2 veces por semana, hago los ejercicios. 

Aquí las experiencias de Matilde y Aninka.
Pueden seguir las novedades de Crenyf en su page de Facebook.

#Presidenciables El estilo de Mauricio Macri


Si bien el jefe de Gobierno porteño no hace gala de un gusto prominente por la moda, representa muy bien a la clase media alta que camina por las calles de la ciudad.
Su estilo marca presencia de manera natural. Y eso lo favorece en la construcción de su imagen personal.

(Por @blocdemoda | Publicado en Clase Ejecutiva, la revista del diario El Cronista)

Cuando el actual jefe de Gobierno porteño Mauricio Macri hizo su aparición en la política, ya era una celebrity: además de por su condición de hijo de uno de los empresarios más poderosos de la Argentina (Franco Macri), había acumulado millaje en los medios durante la década del ‘90 como presidente de Boca Juniors.

El líder del Pro mantiene, desde los momentos en que se lo pudo ver como diputado, un look arreglado, correcto y llevado de manera natural. Tiene presencia, aunque no se pueda caracterizar como distinguido. Se lo ve cheto, pero sin mayor aspiración a alcanzar el upgrade de bien vestido.

Entre los presidenciables, es Mauricio Macri quien se puede realmente relajar, sabiendo que no corre el riesgo de lucir desaliñado ni precisa estudiar con especial detenimiento su vestuario de campaña presidencial. El Jefe de Gobierno Porteño hace gala de un uso magistral del estilo décontracté los 365 días del año. 

Sus preferencias nunca parecen forzadas porque apela a piezas clásicas enaltecidas por el buen corte y la alta calidad. Así, los blazers, los pantalones y las camisas -en talles, texturas y colores siempre armónicos- naturalizan especialmente el dress code del líder y candidato del PRO.


Con un estilo de administración marcado por la afición al marketing, acentuada en la imagen, no teme hacer uso del outfit sportswear para ilustrar a los vecinos sobre los beneficios de andar en bicicleta para ir a trabajar o aprovechar los espacios verdes para practicar deportes, invitando en ese relato, además, al diálogo entre las personas que habitan su territorio de mando. Así, no duda en dejarse ver con casquete sobre el velocípedo amarillo para reforzar la idea de la prevención, ni tampoco teme dejarse fotografiar en shorts playeros y remeras blancas en una carpa de Pinamar o inaugurando las playas porteñas, acompañado de la igualmente sonriente y lookeada plana mayor del Pro. La actitud, aunque anticuada, a él le parece efectiva como postal que retrata lo que su gobierno desea comunicar: que toda situación es propicia para seguir trabajando, con la suerte de contar siempre con una cámara presente para inmortalizar el descontracturado momento.

Aunque su faceta política se percibe guionada, el convencional look de traje le sienta fresco. A diferencia de lo que caracteriza a la gran mayoría de los políticos argentinos, Mauricio Macri apela a entallar –apenas– la silueta y se lo ve cómodo, tanto cuando usa ambos sastreros desabrochados para actos de índole informal como cuando apunta a un estilo más formal, que incluye las corbatas como parte del guardarropas básico de todo dirigente.

El toque que lo distingue es el tándem en colorimetría justa que prevalece en su indumentaria oficial: las camisas celestes junto a trajes negros denotan calidad, y esa bonita visual de contraste de tonos resalta y deja en evidencia su buen criterio para vestirse. Punto a favor para estas elecciones que además, tal como dicta el dress code del político, su vestuario resulta fuertemente aspiracional para sus votantes, característica que comparte con su bella esposa, la empresaria textil Juliana Awada, siempre impecable. Otro de los rasgos distintivos de Macri es su cabellera que, con el lógico paso del tiempo y de su carrera política, pone acento en las canas. Su rostro también ha ganado huellas, tantas como anuncios de inicio de obras públicas gusta pronunciar.


Sin dudas, Mauricio Macri tiene claro que comunica con su imagen, y hace su statement fashionista al mantener la entonación cuando se saca el look sastrero como clara referencia de aspiración de cercanía con sus votantes y simpatizantes. El cuidado del estilo personal ayuda a construir la imagen. Y, en un dirigente con aspiraciones, este recurso nada frívolo como la moda bien implementada puede fomentar la confianza, potenciar la coherencia con el discurso, así como la búsqueda de la tan ansiada credibilidad que anhelan aquellos cuya mayor vocación es acceder a la vidriera que representa la presidencia de la Nación.