SLIDER

Newsletter

por Lorena Pérez

Bloc de Moda es un medio digital focalizado en la cultura moda, en movimiento desde 2006. En estas páginas se observa, se pregunta, se escucha y se escribe la moda como fenómeno social que refleja la época. Periodismo de calidad en notas de moda, belleza y estilo: Registro de historias plasmadas en un reportaje online. ¡Bienvenidos!

El nuevo modelo de negocio de la moda rápida

San Francisco es una ciudad variopinta. Su historia ilumina el surgimiento del movimiento hippie, sobre la calle Haight-Ashbury. En Castro Street está anclado el distrito de la cultura gay,  la guía también resalta el afamado Silicon Valley y casas de época construídas en las colinas, Chinatown y una zona céntrica más comercial, Union Square, donde se puede viajar en tranvía.
Estos recorridos tienen en común la poca concurrencia y nula creatividad de los percheros de las tiendas de ropa de las grandes cadenas de retail. Gap, Zara, H&M y hasta Uniqlo son locales desabridos en San Francisco. Así las percibí algunos meses atrás, mientras consulté por el circuito de moda fuera de las tiendas vintage o pequeños multimarcas. El shop online y la certeza del free-shipping solucionan las compras, me respondieron. Así, sentada en una casa construída sobre una colina en Brentwood Avenue, encontré la marca 'Modern Citizen'.


2014 en San Francisco, nace Modern Citizen para competirle a Zara y H&M, las cadenas de retail que revolucionaron las estructuras de la moda.

El fast fashion ofrece piezas a bajo precio, calidad discutible, modos de producción que explotan a las personas y con la velocidad como una de las características de su modelo de negocio, más la gestión de las piezas claves del guardarropa, promocionadas como esenciales y de uso imprescindible, aunque lo sean. Se trata de básicos en distintas formas y colores. En los percheros de H&M y Zara siempre hay algo para llevar, dicen,.


Ese es el contexto que Jessica Lee, quién se formó en la división de la venta online de Gap, tomó y adaptó para lanzar su start-up 'Modern Citizen', una etiqueta construida 100% online. Esta mujer trabaja contra-temporada. Utiliza los servicios de las fábricas de China y produce productos fuera de la temporada, así consigue responder rápido a los requerimientos de las clientas y mantener la novedad todo el año. Ella dice que el producto de Zara es muy bueno, pero no genera emoción, que la relación precio / calidad es definitorio en la actualidad para salir a competir como minorista y que el mercado quedará en manos de quienes puedan transformarse.

Esas son sus máximas para pensar en una nueva clienta que encuentra motivación en las redes sociales y enciende y apaga su deseo con el feed de Instagram.


La personalización es el modo en que las nuevas etiquetas tienen posibilidad de diferenciarse, el consumidor está comprando lo que verdaderamente necesita. ¿Será éste el cambio que necesita el sistema para dejar de impulsar a las cadenas que contratan producción en fábricas que garantizan mano de obra barata y explotan a las personas?

"Quería elevar el nivel de la moda rápida para mujeres modernas, que tienen estilos personales diversos y un fuerte sentido de individualidad."


Modern Citizen se presenta en su web como una marca destinada para la mujer moderna y su promesa es dar las piezas imprescindibles que demanda el momento a un precio accesible. No se distingue por ofrecer un repertorio de prendas originales, sino aquello que la novedad de la moda sugiere pero la clienta busca comprarlo con un toque diferente, no regido como un uniforme de Zara o H&M. 

Un nuevo modelo de moda rápida. No está sustentado en el volumen sino en la necesidad del consumidor y sus nuevos hábitos de compra. Aquí, algunos looks.




No hay comentarios.