SLIDER

Notas de Autor por Lorena Pérez

Bloc de Moda es un medio digital focalizado en la cultura moda, en movimiento desde 2006, que apuesta al periodismo de calidad. Historias plasmadas en un reportaje online, donde se observa, se pregunta, se escucha y se escribe la moda como fenómeno social. ¡Bienvenidos!

Dark Academia, la subcultura que se viralizó durante la pandemia

Por Silvia Delvigo

Dark Academia es el nombre con el que se conoce a una estética y subcultura surgidas en las redes sociales, y que sigue como líneas principales la evocación a las temáticas relacionadas con la literatura clásica, y una pasión e interés profundos por el conocimiento y el aprendizaje en general, imaginadas en el ambiente aspiracional de las ​boarding schools y universidades de la Ivy League. Las bellas artes, la escritura, la arquitectura y el lenguaje –sobre todo latín y griego- se entrelazan con las nociones de un romanticismo onírico, de tintes oscuros y una naturaleza trágica. El imaginario donde se bosquejan estas ideas suelen ser edificios de arquitectura gótica, cafeterías, bibliotecas y paisajes de paletas otoñales. 

Trazar una línea de tiempo concisa sobre sus orígenes y desarrollo es particularmente complicado debido a que la comunidad online que acuñó esta amalgama de intereses existe hace años, aunque sin un nombre específico para definirla. Sin embargo, la mayoría coincide que la estética se gestó en la plataforma Tumblr, en algún momento del año 2014. En aquel entonces, Dark Academia se vislumbraba en publicaciones con fotos oscuras, desaturadas y granuladas de escenas de la vida académica, que acompañaban listas de recomendaciones de libros. 


En 2017, la presencia de esta estética adquirió fuerza en las redes al introducirse en Instagram con Ryan Taylor y Maria Teresa Negro siendo Ryan la primera persona en publicar una guía ​“How to be Dark Academia” en diciembre de ese año. Las fotos de la vida diaria de estos ​instagramers,​ sus pensamientos y opiniones sobre autores de literatura clásica que los inspiraban, volcados en la prosa que describía sus publicaciones, popularizaron la estética y ​lifestyle de Dark Academia, inspirando a otros usuarios de la red social a crear ​moodboards basados en el contenido que generaban y el universo que sugerían. 


Sin embargo, el movimiento adquirió mayor fuerza a principios de 2020 dada su viralización en la plataforma TikTok. El cierre de las instituciones educativas a raíz de la pandemia causada por el COVID-19 se percibe como uno de los motores que impulsó su expansión online. 

Este año, la mayoría de estudiantes alrededor del mundo vio cómo el ritmo de su vida académica frenó en seco ante la magnitud de la pandemia. No más viajes de intercambio, ni de egresados; no más fiestas, ni ceremonias de graduación. Las aulas, bibliotecas, cafés y espacios que formaban parte de su rutina se redujeron al ambiente del hogar donde ahora tomaban clases por zoom. En el hemisferio norte, la situación actual incubó, con el soporte del mundo digital, un nicho donde las personas podían recrear esas actividades y las volvieron un lifestyle acompañado de una identidad que lo destaca de otros movimientos y estéticas en lo que a moda se refiere. Al compás de “Gymnopédie No.1”, de Erik Satie y la versión del usuario de YouTube jake25.17 “What falling in love feels like” desbordaron en TikTok fotos en tonos sepia de museos, bibliotecas, libros iluminados por la luz de las velas; videos de plumas sangrando tinta negra en cursiva sobre papeles amarillentos, blazers de tweed, tiradores y zapatos Oxford. El aprendizaje se convirtió en la manera de viajar, explorar universos nuevos. Conectarse con la profundidad de las emociones, cultivar las habilidades artísticas y académicas, leer los clásicos y a los grandes filósofos se convirtieron en los boletos de ida a otro espacio mental cuando no había a dónde ir, geográficamente hablando. 


Con una preferencia por las tipologías de temporadas otoñales e invernales, el estilo Dark Academia se configura en blazers de tweed o terciopelo, cardigans, suéteres camel, poleras negras, boinas, accesorios sofisticados y minimalistas, zapatos Oxford, faldas tableadas y pantalones a cuadros. El pata de gallo y Príncipe de Gales son los diseños elegidos para los tejidos de las prendas. El ideal es evocar, a través de los ​outfits,​ lo que estudiantes de los años ‘30 y ‘40 hubieran usado. Una pasarela que sintetiza esta corriente estética en lo que respecta a paletas y siluetas es la temporada otoño /invierno ​2020 de Celine
 

Una colección ​genderless​, cuyas piezas fueron diseñadas para ser usada tanto por hombres como mujeres, parece no sólo amalgamarse con el Dark Academia en texturas y paletas sino en una idea de inclusión de todas las identidades de género. Una de las características de esta estética es que su comunidad está formada por una gran cantidad de personas LGBTQ+, que encuentra en la androginia del representativo blazer una amplitud y fluidez de géneros, en lugar de un encasillamiento en un estereotipo puntual. Chicas, chicos y cualquier persona que no encaje en ninguna de estas dos definiciones, puede expresarse a través de las prendas de este estilo, y a su vez, encontrar representación y visibilidad en el contenido de esta estética, siendo que ​Kill Your Darlings​, y ​If We Were Villains son obras (del cine y la literatura, respectivamente) aclamadas por quienes siguen la estética en las cuales se incluye a personajes LGBTQ+. No deja de resultar interesante cómo una estética inspirada intelectualmente en el rigor académico y visualmente en el elitismo y conservadurismo de los colegios y universidades, busca romper con estereotipos y abogar por la inclusión. A pesar de su proyección de un modo de vida en las instituciones educativas más prestigiosas, estrictas y antiguas del mundo -y por ende, accesibles sólo a un porcentaje privilegiado de la población-, el Dark Academia, como estilo, es muy accesible. 

En una era en la cual es evidente la consciencia respecto a qué y cómo se consume, el Dark Academia refuerza la noción de la reutilización de vestimenta conseguida en locales de segunda mano, de la pieza rescatada del ropero de un familiar, de aquellas prendas y accesorios propios que dejan de utilizarse, pero que al llevarlos nuevamente generan una sensación de añoranza."


Más allá de la nostalgia, los lomos gastados de libros viejos, los apuntes manchados de café y los prints de óleos del Romanticismo pegados en un corcho junto a cartas escritas a mano, el Dark Academia es un ejemplo excelente de cómo los espacios virtuales se vuelven semillero de tendencias y facilitan su alcance a la comunidad. Los desfiles seguirán existiendo, al menos en el futuro cercano, aunque varias marcas hayan decidido explorar otros formatos. La calle siempre va a marcar el nacimiento de tendencias y cuánto pueden mantenerse en los tiempos de la moda. Pero si algo dejó claro este año y sus particularidades es que las redes sociales son el nuevo y muy tangible contexto donde pueden gestarse los nuevos vaivenes de la moda y los modos de vida a pesar de su virtualidad.