SLIDER

Newsletter

por Lorena Pérez

Observo, cubro y comento la moda como un espejo de época. Aquí vas a encontrar notas que abordan a la moda como cultura y en su vínculo en la vida diaria. Registros de historias en un gran reportaje online. ¡Bienvenidos!

#MWC17 Un vestido con sentimiento (tecnológico)

Marzo comienza con los últimos días del Mobile World Congress (MWC), un congreso de tecnología que tiene a la industria móvil como protagonista, con sede en Barcelona. En este contexto se luce el vestido cognitivo, aquel diseño que la firma americana Marchesa desarrolló junto a IBM Watson para la gala del Metropolitan Museum de New York, en 2016.

En la inauguración de la exposición de primavera "Manus x Machina", la modelo Karolína Kurková estrenó el diseño: el vestido tenía luces LED, bordadas en rosas blancas, y ese algoritmo vinculó las emociones según el tono de sentimiento que recibía de los tweets que fueron emitidos durante la Gala del MET y así, el vestido cambiaba de color según la información que recibía la computadora que estaba en la cintura de la prenda.

El registro es una postal en sintonía al dress code que sugería la velada comandada por Anna Wintour: la tecnología y el oficio artesanal unidos en una muestra.

Una mirada en detalle y pruebas en el Mobile World Congress de Barcelona da cuenta de un uso mucho más valioso de esta innovación.
La información que ofrece este sistema cognitivo de computación de IBM (que cuesta más de medio millón de dólares) ayuda a predecir, pero también resulta un equilibrio entre el ADN de la marca y las necesidades y motivaciones de sus posibles clientes. Otra de los puntos a favor es el tiempo.
La tecnología IBM Watson ayudó a elegir las telas y colores, "eliminando meses de indecisión", dicen en la empresa que puso a correr este sistema cinco semanas antes de la gala americana, acortando los 6 meses de trabajo creativo. Durante esos días, Watson tomó imágenes de 200 vestidos que Marchesa había diseñado y los clasificó en colores y en el número de veces que fue fotografiado. Esa información sirvió para decidir el material y el color del vestido. En conclusión, los servicios cognitivos ayudan a predecir y mejorar la estrategia de una marca de moda.

Las posibilidades de que una colección funcione se aferran a la información que este sistema detecta, a la vez que respeta el perfil del diseñador. Esta mixtura aporta elementos a la mesa de trabajo: desde los rasgos de personalidad y tendencias hasta resolver de manera eficiente y rápida las motivaciones y deseos del cliente.
Su objetivo principal es crear vínculos entre las personas y los sistemas cognitivos para mejorar el trabajo creativo... Y si se toma en cuenta los cambios en el ritmo de la moda, una rutina de trabajo entre la computadora y el diseñador ayudaría a ofrecer con datos lo que el consumidor está buscando.

Un historia de ciencia ficción que cuesta miles de dólares, pero que acentúa la idea de que la tecnología no reemplaza al hombre, sino que potencia su talento.

Listo para usar: el vestido cognitivo se luce y se prueba en el #MWC17 

#ManusXMachina El vestido de Marchesa tiene luces LED que cambiaban el tono del diseño según el sentimiento de los tuits recibidos durante la gala

No hay comentarios.

© Blocdemoda.com • Theme by Maira G.