SLIDER

Notas de Autor por Lorena Pérez

Bloc de Moda es un medio digital focalizado en la cultura moda, en movimiento desde 2006, que apuesta al periodismo de calidad. Historias plasmadas en un reportaje online, donde se observa, se pregunta, se escucha y se escribe la moda como fenómeno social. ¡Bienvenidos!

Diego Armando Maradona, ícono de la moda

El 10 reflejó su estatus social a través de la apariencia. Aquí un repaso por el estilo del mayor ídolo popular

El 30 de octubre Diego Maradona cumplió 60 años, Hoy, 25 de noviembre, murió tras sufrir un paro cardiorrespiratorio en su casa del barrio San Andrés, partido de Tigre, donde se había mudado tras la operación a la que fue sometido por un hematoma subdural en la cabeza. 
Silencio desolador.
  

El 10 reflejó su estatus social a través de su apariencia. A modo de homenaje, aquí un repaso por el estilo del mayor ídolo popular y su gusto por la moda

En 2010, Maradona fue imagen de la campaña Journeys de Louis Vuitton junto a Pelé y Zidane.

"Conoce primero quién eres y después adórnate en consecuencia", sentenció el filósofo griego Epicteto. Como si Maradona hubiera sido uno de sus discípulos, siguió la norma. Una de las primeras visuales que aparecen del ídolo popular puede ser la del shortcito, en los 70, cuando los pantalones de fútbol, luego de décadas de variar en los largos, quedaron cortos. La imagen de los deportistas revelando más pierna y musculatura puede ser más sensual que cualquier otra postal esmerada que el fashionismo futbolero pueda dar. En los 70, Diego Armando Maradona no emitía mensajes de gusto por la ropa pero sí dejó la contundencia de un look que marcó presencia: grandes rulos se avecinaban, las camiseta pegada al cuerpo y el pantaloncito que dejaba al descubierto su magia.


Maradona en la década del 80 hace su oda al look. Su proclamación de interés hacia la ropa y las joyas lo acompañó, con distintos matices, a lo largo de su carrera. El consumo ostentoso fue su norma, él sentó las bases de la indumentaria del futbolista. Tradicionalmente, cuando más prendas se podían mostrar, más elevado era el status de una persona. Así se manejaba las clase alta del pasado y que los futbolistas llevaron a otro nivel, rozando incluso la vulgaridad. Ejemplos en “el 10” no faltan: El arito de diamantes era percibido como un símbolo de poder. Diego hizo gala de eso a partir de esta década fastuosa hasta la actualidad. El tapado de piel, una pieza que se usó en los años 30 para evidenciar riqueza, fue otro ítem con el que Diego sorprendió: usó un modelo majestuoso en blanco. La década la cerró de la forma pomposa en que la transitó: se casó con Claudia Villafañe en el Luna Park.


Los 90 varían entre el mundial de Italia, el "me cortaron las piernas" del 94 y el regreso al club de sus amores, Boca Jrs, en 1995. Para el caso, se tiñó primero un mechón rubio en homenaje. Tiempo después, el platinado ocupó toda su cabellera. En estos años Maradona continuó con el estereotipo del futbolista, incluso antes de que el concepto de 'metrosexual' se viralizada en el mundo de las canchas. Prendas caras, marcas a la vista y una sentencia de su modisto, Tito (Samelnik) de "Matices": Diego no repite la ropa. Antes de ser atrapado por el minimalismo, los 90 tuvieron un gran referente: el glamour de Gianni Versace. Maradona mostró su fanatismo hacia la casa del diseñador italiano y sus camisas de estampas extravagantes, notorias y tan identificables, con la medusa y las cadenas como marca registrada.


De la gloria a la caída del ídolo, la rebeldía es su seña particular. Es posible considerar que el gusto por la pilcha fue la constante en su vida. Cuando subió de peso fue el jogging su opción, como el de cualquier mortal. Se lookeo con una vincha, adelgazó y se puso el traje. Volvió a engordar. En 2014, para el Mundial de Brasil condujo "De Zurda" junto a Víctor Hugo Morales para el canal venezolano teleSUR. Allí volvió a usar Versace, entre un pantalón pijama y una remera que reflejaba el gusto por el glam de la maison. 


Y se pintó los labios. Polémico siempre, lo que Diego diga o muestre nunca pasa desapercibido. En él se concentran todos los signos que las futuras camadas de futbolistas copiaron: proclamaciones con grandes peinados, joyas propias de una corte real, tatuajes para remarcar creencias y ropa de diseñador que genera la misma pasión que la pelota. Qué descanses en paz, Diego. 


Una versión de esta nota fue publicada en Revista Brando (2019)