SLIDER

Newsletter

por Lorena Pérez

Observo, cubro y comento la moda como un espejo de época. En esta página vas a encontrar notas que abordan a la moda como cultura y en su vínculo en la vida diaria. Registros de historias en un gran reportaje online. ¡Bienvenidos!

Historias de hippie chic


"Sathya tiene una impronta hippie chic porque yo soy de esa época. En el período de Woodstock viví en New York, luego me fui a Europa y absorbí el hippismo y el "peace & love" hasta las últimas consecuencias", se presenta Mónica Socolovsky, la mujer detrás de Sathya, una marca de moda argentina.

Siluetas etéreas que se vinculan con varias décadas, géneros nobles, bordados y una vuelta a los básicos, pero con más posibilidades que la obviedad del guardarropa funcional, cuelgan de los percheros de este showroom, uno de los 3 puntos donde comercializa prendas que se destacan por las telas naturales, haciéndole la cruz y la raya a fibras como el polyester o el acrílico.

El hippie chic es uno de los estilos más impulsados por la moda, donde no es difícil trazar un ABC para lograrlo, pero aquí la diseñadora fundamenta la identidad de sus prendas porque "cada diseñador lo agita a su manera, lo que hacés tiene que ver con lo que viviste" y saca las credenciales de la experiencia: "El haber sentido el rock no te lo puede contar nadie. Acá ibas a Plaza Francia o a B.A. Rock y estaba esa esencia. Es difícil traducir el espíritu para quien no vivió esto."


Otro de los pilares que cimentaron la carrera de Mónica Socolovsky fue su paso como fashion buyer en la tienda departamental Bloomingdale's. "Te capacitaban como compradora pero en verdad te entrenaban para ser diseñador, porque tenés la responsabilidad de darle la identidad a un córner, a un piso que era tuyo y te medían las ventas y cantidad de propuestas. Vos eras el responsable del suceso de tus elecciones y eso estaba ligado a la venta".

Entre los punteos que cuenta Mónica para definir a sus prendas está la pasión por la India, visita obligada para ella varias veces al año. Este país asiático resulta fundamental - por los costos bajos y la alta calidad y variedad - para industria textil de occidente. "Cuando vas a India te encontrás con los proveedores de la ropa que se hace en todo el mundo, entonces es necesario abstraerse de lo que ves e imaginar como sería esa prenda en tu colección. Trabajo con mucha información histórica, algo que me enseñaron en Bloomingdale's: buscar el origen del origen, conocer los períodos, los contextos", destaca mientras borda un escote y señala que en este oficio está el alma de Sathya.


"Me importa la moda como una expresión auténtica. Yo hago la ropa y el bordado y la silueta son mi forma de expresión", dice como proclamación para Sathya y resume el estilo según la mirada experta de quien viste a las mujeres hace más de 25 años: "La mujer tiene que tener identidad, aprender a jugarse, ser ella misma... algo muy difícil en Argentina porque las mujeres tienen a uniformarse."

No hay comentarios.