SLIDER

Newsletter

Notas de Autor por Lorena Pérez

Bloc de Moda es un medio digital focalizado en la cultura moda, en movimiento desde 2006. En estas páginas se observa y se escribe la moda como fenómeno social que refleja la época. Periodismo de calidad en notas de moda, belleza y estilo: Registro de historias plasmadas en un reportaje online. ¡Bienvenidos!

Un argentino en Paris: Adrián Appiolaza diseña en Loewe

En 2014, Adrián Appiolaza fue contratado por el grupo LVMH para Loewe y acompañar a Jonathan Anderson, la gran promesa británica detrás de JW Anderson, que había sido nombrado director creativo un año antes en la etiqueta española con base en Paris. Appiolaza es el diseñador que dirige el departamento de diseño de la línea femenina de Loewe. Entre tantos nombres clave con los que trabajó, esta singularidad podría pasar como un dato más: Appiolaza es argentino.

En 1994 dejó Buenos Aires y voló a Londres. Desde entonces, lleva casi dos décadas de trabajo en la industria de la moda, Adrián Appiolaza trazó un gran recorrido donde acompañó a los diseñadores y creativos que definieron el sentido actual de la industria.


Cuando en 2002 se graduó en Central Saint Martin con una colección inspirada en la cultura gauchesca argentina, que recibió el premio a 'Mejor Colección Mujer', lo convocaron para ser la mano derecha de Phoebe Philo en Chloé, a quien acompañó durante 4 años hasta que ella se retiró, por un tiempo, del mundo de la moda. En ese momento Patrizio Bertellli, CEO de Prada (y marido de Miuccia) lo tentó con un puesto en la empresa. Adrián aceptó y se mudó a Milán para diseñar la parte de sastrería de la casa. Regresó a Paris 3 años más tarde para unirse al equipo de Marc Jacobs en la línea Ready to Wear y Accesorios de Louis Vuitton, puesto que dejó a los 4 años para convertirse en el director de diseño de Chloé, ahora bajo la dirección creativa de Clare Waight Keller, quien hoy está al frente de Givenchy.

Pre Show Loewe: Jonathan Anderson & Adrián Appiolaza

Colecciona piezas de diseñadores icónicos, como Martin Margiela y Rei Kawakubo, y las organiza en un archivo,. Adrián los luce y comparte  en Instagram, los alquila y terminan en fotografías y editoriales, además de utilizarlo como inspiración para sus procesos creativos como diseñador. Mientras planea lanzar su proyecto personal, contesta estas preguntas desde Paris:


~ ¿Cómo comenzaste en la moda?
En 1994 deje la UBA, donde estudiaba Diseño Gráfico, y decidí viajar a Londres siendo un gran admirador de la música inglesa, sabía que era un viaje que debía hacer. En Londres, después de varios años haciendo diferentes trabajos, decidí que quería volver a estudiar e intentar quedarme en Europa. Era 1997 y varios amigos, como Nicola Formichetti y Kim Jones (actual director creativo de la línea masculina de Dior), ya comenzaban a entrar en la moda. Ahí descubrí un gran interés por el diseño: preparé un portfolio, me inscribí en Central Saint Martins y comencé a estudiar en 1999. Al mismo tiempo me presenté en el estudio de Alexander McQueen, donde buscaban diseñadores junior, y me dieron la oportunidad de trabajar allí. Lo hice durante un año y tuve que elegir entre continuar full time en McQueen o los estudios, ya que ambos al mismo tiempo eran imposibles de administrar.


~ ¿Estuviste codo a codo con Alexander McQueen?
¡Si! Trabajar con Lee fue increíble. En aquel período, la moda primordialmente consistía en “creatividad”. Pasábamos largas horas cosiendo y creando piezas para el show, éramos un equipo bastante íntimo y aparte del trabajo salíamos de fiesta bastante seguido. Esto creaba una atmósfera bastante única, en un año aprendí muchísimo de él.

~ ¿En qué consiste tu trabajo en Loewe?
En LOEWE dirijo a los diseñadores creando con ellos conceptos e ideas que una vez realizadas se las presento a JW Anderson. Así se va construyendo la idea para cada estación y que resulta en una nueva colección. El estudio funciona de una manera muy orgánica y experimental, no tenemos un modo muy tradicional de diseñar y es casi como un laboratorio de ideas.


~ Hay diseñadores, como Nicolas Ghesquière, que no han tenido su propia etiqueta, pero se puede reconocer su estilo en la marca para la que trabajan. ¿Es posible lograr eso en una casa tradicional?
Si, es posible. Es normal que la visión de un director creativo se desarrolle y defina con cada colección. Pienso que con el goal principal de tener un gran éxito comercial, hay muchas marcas que, en lugar de crear una nueva identidad mezclando tradición y visión, se dejan llevar por tendencias que tal vez no tengan nada que ver con sus códigos tradicionales originales.

En su archivo: La camiseta tatuada de la primera colección de Martin Margiela

~ ¿Cómo armaste Adrián Appiolaza Archive?
En realidad comenzó como una pasión por Comme des Garçons. En el año 90’, en Argentina, tuve la oportunidad de ver una prenda, obviamente no sabía nada de esta marca pero dejó un sello en mi memoria. Cuando me fui a Londres y comencé a tener más acceso a este tipo de moda, se convirtió en una obsesión. En el 2006 empecé a buscar piezas de segunda mano y poco a poco el archivo tomó forma, primero con Comme des Garçons y la cultura japonesa, también colecciono prendas de Yohji Yamamoto, Issey Miyake Kansai Yamamoto, además tengo piezas de Martin Margiela, Vivienne Westwood y Jean Paul Gaultier.


~ ¿Cuál es tu mirada del estado actual de la moda?
Siento que se ha convertido en la competencia de los grandes grupos de moda, donde los números son los que miden el éxito de una marca y no tanto la visión o punto de vista creativo. Producto, producto, producto para cubrir cada necesidad o fantasía que los clientes puedan estar deseando. Una marca tiene éxito con zapatillas deportivas y el mercado se satura de propuestas similares La moda se encuentra en un fast forward mode en este momento y no creo que frene. En el medio están las redes sociales que juegan un rol principal en cómo la moda está evolucionando.