Artistas de la Moda: Isabel y Rubén Toledo visitan Buenos Aires | Blocdemoda.com

Artistas de la Moda: Isabel y Rubén Toledo visitan Buenos Aires



Isabel y Rubén Toledo pasean por Buenos Aires, ella es diseñadora y él es un artista que en la moda es muy reconocido por sus ilustraciones. Se encuentran en la ciudad con motivo de la edición Primavera / Verano 2015 del Six O' Clock Tea, el ciclo de desfiles que cada temporada presenta las colecciones, con el diferencial de contar en cada edición con un diseñador internacional en su grilla.

Así llegó el "Camouflage de Moda" de Isabel Toledo, 26 looks aterrizados de New York se pavonearon en La Rural y, en un desayuno en Elena Restaurant, sus protagonistas me contaron el proceso de trabajo.

Los Toledo son un tándem magnético, Isabel habla pausada y cada palabra se reunirá como poesía con la siguiente, acentuada por la convicción personal y admiración que acota Rubén, el destacado artista cuya labor se puede contemplar en las obras que realizó para Louis Vuitton o las decoraciones que trazó en las páginas de los libros de Nina García. Un equipo de dos, tan necesario uno para que sobresalga el otro, aunque incapaz de opacarse entre si.


En cuanto nos saludamos, Rubén me cuenta que en New York tienen un edificio de cuatro pisos que oficia de taller, fábrica, atelier y hogar. Pregunto si es cierto que el último piso es vidriado y tiene una vista al Empire State. "Parece que nos conocés!" responde Isabel con una inocencia que parece no registrar que Michelle Obama la posicionó como una diseñadora emblema en la moda global.

La primera dama de los Estados Unidos, al momento de la toma de mando de Obama, lució uno de los diseños de Isabel Toledo. De la foto y la anécdota que recorrió el mundo me contará que lo que hizo sentirla orgullosa fue que Michelle O. haya usado la moda como mensaje: "Eligió una diseñadora chiquita, que trabaja de modo artesanal, latina, pero que produce todo en New York. Eso es una proclamación, ella dijo mucho con esta elección." 

Algo de revisionismo sobre el vestuario de Flotus: me cuenta Isabel Toledo que la señora luce y repite muchos de los vestidos que compró años atrás, en una tienda de Washington, y que desde este local la contactaron cuando comenzó la campaña presidencial, ya que la futura first lady quería pedir piezas especiales para acompañar a su esposo. Un momento crucial fue el encuentro entre Michelle Obama y la industria de la moda americana, ella había dejado en claro que colaboraría en potenciarla y cuando Calvin Klein organizó la primera cena para nutrir esta relación, la primera dama apareció en la casa del diseñador con un vestido de Toledo. Otra proclamación.


Rubén Toledo habla de su esposa como una artista, cuenta los detalles que esconden sus vestidos, exalta la arquitectura que representan sus diseños y siempre hace referencia a la costura. Incluso Isabel todo el tiempo se menciona como costurera, no diseñadora. Hace 30 años que llevan adelante esta etiqueta, que en verdad nació gracias al paso de Isabel por el Instituto del Vestido del Metropolitan Museum of Art. Allí trabajó como restauradora y fue formada por Diana Vreeland, la editora de moda que dio inicio a las exhibiciones de primavera del MET. Me confiesa que cose desde los 8 años, pero fue su labor en el museo lo que hizo enamorarla del diseño, que esa atmósfera la influyó para contemplar la moda como cultura.

A ella no la regula el calendario de la moda, sus colecciones se muestran en showrooms, en museos, en algunas ocasiones en desfiles y hasta tuvo su muestra en el museo del FIT.



Desde New York prepara las colecciones que irán a vestir los counters de Colette de Paris, Browns de Londres o Bergdorf Goodman en Manhattan, donde experimenta y puede contemplar un trabajo artístico, exquisito y en edición limitada. Cada modelo podrá cortarse unas 50 veces, algunos solo uno o dos. Sin embargo hay un gusto por el mercado masivo que los Toledo han materializado al lanzar las colecciones para el supermercado Target, la cadena de zapatos low-cost Payless y también cuando Isabel Toledo estuvo al frente de Anne Klein, una firma americana tan interesante para definir el estilo de las americanas como la de Claire McCardell (y de donde surgió Donna Karan) o la línea plus size que se consigue en Lane Bryant.


La charla pasó del español al inglés con la misma agilidad con la que los Toledo mantienen la importancia en cada tema que abordan.
La prensa de moda de los 80' y la de hoy, de como Isabel, Michael Kors y Marc Jacobs fueron los únicos diseñadores que lograron mantenerse de esa camada, la importancia de Diana Vreeland y lo irremplazable que resulta su figura "ella vivió todas las décadas que hicieron la moda" dirán. De lo que significó ser parte de la escena de Studio 54, la nominación a los premios Tony por los diseños para la obra "After Midnight" y su próximo vestuario para Broadway y el agradecimiento que se cuela en cada tramo.

Qué necesario para el fashion system contar con estos profesionales y lo importante que resulta para la moda local tenerlos cerca para aprender! De la sencillez y la humildad emerge este talento que los diferencia.

p.d. Agradecimiento especial para Carolina Linares y Darío Campidoglio por hacer posible esta entrevista!

1 comentario:

matichica dijo...

Qué lujo de post, Lore! qué bueno cómo contextualizaste su trabajo y la charla que lograste. No pude ir a ver el desfile, gracia x compartir este momento privado.
Besos:>