#Mujeres El regreso de Susana Giménez | Blocdemoda.com

#Mujeres El regreso de Susana Giménez

Es la creadora de un estilo indumentario que apela a un código completamente diferente del que frecuentan las aspirantes a sucederla, tan afectas a la confusión visual en la pantalla chica. Es única, si, pero a la vez es fácil que su audiencia se reconozca con ella. En la 29 temporada de su show televisivo, ese sigue siendo su gran mérito.

Nota publicada en "Clase Ejecutiva", la revista del diario El Cronista

Iniciada la 29° temporada de su programa de entretenimientos que, desde el pasado domingo 3 de julio, emite Telefe, Susana Giménez demostró que habrá vuelto al esquema clásico de su show televisivo pero, en lo que refiere a su look, ese mismo criterio de continuidad le permite seguir marcando diferencias con relación a la cadena nacional de indumentaria que suele uniformar a otras divas, conductoras y aspirantes a estrella de la pantalla chica.

Juegos interactivos, llamados del público, sketches con famosos, entrevistas exclusivas a celebridades en el living –donde ya es un clásico verla consultar el machete que le recuerda, incluso, el nombre del invitado de turno– y la charla cómplice con Antonio Gasalla caracterizado como La Abuela resumen todo lo que ella tiene para contarle a su público desde fines de la década del ‘80.

Lo dicho: su vestuario tampoco apela a la innovación.
De hecho, si bien genera expectativas el outfit que elige cada año para su regreso, en rigor no requiere mucho análisis dado que Susana repite los mismos códigos de vestimenta de su extensa carrera artística: las grandes marcas internacionales –que no son anunciadas explícitamente– son lucidas con total naturalidad por la conductora, quien siempre hace alusiones al tema que la desvela, como digna fashionista de paladar negro: la moda.

¿Qué se usa? Ese interrogante, que desvela a tantas argentinas, siempre encuentra respuesta y guía en las elecciones de Giménez: “Estoy con el largo que se usa este año. Y estas bolas... Yo tenía miedo de pisármelas, pero no, ¿ves? Están bárbaros estos za- patos”, compartió en la apertura de su primer programa, en referencia al vestido negro cut outs y las botas Holoise, de la temporada otoño/invierno 2015 de Gucci, con pompón de visón negro y cordón para adornar los pies.
Por todo ello, no tiene quien la opaque. Ni siquiera una Vicky Xipolitakis vestida de cupcake negro e inventando términos, al mejor estilo de Su, pero sin la espontaneidad que la exvedette tanto pulió como fórmula de su éxito. Si una verdadera estrella nutre su identidad, a Giménez no hay quién le compita. En términos indumentarios, se advierte que es sumamente organizada y selectiva.


Así, lejos de armar un guardarropas sustentado en canjes o préstamos de diseñadores, se mantiene fiel a su estilo. Eso implica que sabe cómo explorar su feminidad a través de la sensualidad, sin llegar nunca a ser vulgar. Seguidora de marcas y tendenciera, luce todo lo que se usa sin acercarse al abismo del fashion victim. Eso es resultado de que se muestra como se ve, lo cual se evidencia en cada tapa de su revista mensual. Y es, justamente, cuando se aleja de la tentación de la estética uniformada, que más impone su sello personal.

Firmas como Emilio Pucci, Roberto Cavalli, Chanel, Stella McCartney, Michael Kors y Diane von Furstenberg protagonizan su placard, adquirido, mayoritariamente, en Neiman Marcus de Miami, como el vestido rojo bordado con canutillos de Jenny Packham que lució en su primer programa del ciclo 2016. Es en los malls de Bal Harbour donde compra, con calculada antelación, los looks semanales para su show. Y lo que no consigue, lo manda a confeccionar, como el vestido que lució en la campaña que anunciaba su retorno a la pantalla chica: una copia fiel de un Elie Saab pero cortado –a pedido expreso de la diva– en el atelier del diseñador Javier Saiach. Así, el repertorio indumentario de Susana es una síntesis sin igual de la moda argentina e internacional.

No hay comentarios.: