SLIDER

Newsletter

Notas de Autor por Lorena Pérez

Bloc de Moda es un medio digital focalizado en la cultura moda, en movimiento desde 2006. En estas páginas se observa y se escribe la moda como fenómeno social que refleja la época. Periodismo de calidad en notas de moda, belleza y estilo: Registro de historias plasmadas en un reportaje online. ¡Bienvenidos!

El diablo viste a la moda, del libro a la pantalla grande


Protagonizada por Meryl Streep y Anne Hathaway , El Diablo viste a la moda cuenta sobre el vertiginoso mundo de la moda de New York bajo los caprichos de Miranda Priestly, la famosa y temida editora de Runway Magazine, la biblia de la moda, quién contrata a una efectiva asistente Andy Sachs, capaz de acercarle los manuscritos del aún no editado libro Harry Potter y padecer un trabajo que nadie que se respete así mismo aceptaría. 
Con la idea de lanzarse al mundo de periodismo y tomar esta experiencia como trampolín, la chica antimoda se pone a los pies de esta reina cuyo humor puede comenzar o terminar carreras.
Con certeras actuaciones, el film echa una mirada sobre los muchos sacrificios que se tienen que hacer para tratar de sobresalir utilizando el sarcasmo como guiño principal. 


Dirigida por David Frankel quien ha explorado el mundo fashion cuando estuvo a cargo de varios episodios de Sex and the City, El diablo se viste a la moda, se basa en el best-seller internacional escrito por Lauren Weisberger, novela que se mantuvo durante seis meses en la lista de los mas vendidos del The New York Times y que se tradujo a 27 lenguas y editada en Argentina por Sudamericana.
Lauren Weisberger fue colaboradora de Anna Wintour, editora de la VOGUE americana, se dice que este libro fue escrito pensando en la dama de hierro de la moda.


El diablo viste a la moda –The devil wears Prada
Glamour, fashion y el mundo de la moda por dentro–

Directores: David Frankel 
Protagonistas: Anne Hathaway, Meryl Streep, Stanley Tucci
Género: Comedia
Nacionalidad: Estados Unidos
Clasificación: ATP
Duración: 109 mins.

*Artículo publicado en Mujer Milenio y Uolsinectis