SLIDER

Newsletter

por Lorena Pérez

Bloc de Moda es un medio digital focalizado en la cultura moda, en movimiento desde 2006. En estas páginas se observa y se escribe la moda como fenómeno social que refleja la época. Periodismo de calidad en notas de moda, belleza y estilo: Registro de historias plasmadas en un reportaje online. ¡Bienvenidos!

Camino al Oscar: Un perfil de Lady Gaga a propósito del estreno de 'A Star is Born'


Lady Gaga nació en New York, en 1986, como Stefani Joanne Angelina Germanotta. Apareció como una estrella rutilante en la industria del entretenimiento en 2005 y 3 años más tarde editó como una proclamación personal ‘The Fame’, un álbum publicado justo en el inicio de las redes sociales. Ella se convirtió en el huracán que revivió el pop, quería ser famosa. Lo suyo es arte, marketing, moda, música, una explosión visual que convierte cada aparición en una performance.

Su primer protagónico en el cine no podía tener otro destino que tema central. Llegó a las carteras ‘A Star is born’, el debut como director del bellísimo Bradley Cooper, también co-equiper de Lady Gaga en la pantalla grande de este film de género musical que se estrenó 81 años atrás y tuvo su remake en los 50' con Judy Garland', en los 70' con Barbra Streisand.


La artista llegó al Festival de Venecia atravesando el Lido, sentada en un barco con un little black dress de Jonathan Simkhai y el estreno - mundial- de Hedi Slimane como director creativo en la casa Celine: así como Lady Gaga fue la primera celebridad en usar una prenda de este misterioso diseñador en Saint Laurent, en 2012, en La Biennale develó para el mundo de la moda la nueva imagen de Celine: un bolso negro. El show de la actriz siguió con un vestido blanco, simple, de Azzedine Alaïa y miradas enloquecedoras con su compañero de elenco. El paso por la alfombra roja fue con un vestido de plumas rosas de Valentino Haute Couture.

A Star is Born fue fotografiada por Peter Lindbergh

A Lady Gaga le gusta ser el alma de la fiesta. Su estilo genera curiosidad, rechazo, fascinación pero nunca indiferencia. Su presencia revolucionó el pop, un género condenado a estar de moda. A su favor, con Lady Gaga por fin la prensa especializada en el look entendió que los músicos tienen un rol distinto en sus vestuarios. Allí se proclaman, muestran algo más que buen gusto o seguir un estilo que los defina sino que ellos lanzan algo nuevo. Gaga es teatral, inentendible, una obra de arte en sí. Una de las singularidades de sus primeros vestuarios fue que estuvieron a cargo de diseñadores argentinos: Franc Fernández se ocupó de la confección del vestido de carne con el que escandalizó en 2010 y Victor de Souza le diseñó mini vestidos metalizados.


Vivió todas las transformaciones posibles, por eso se mantiene como la musa del pop, un género musical cuya propia combustión es camaleónica. Cuando en 2005 dejó atrás a Stefani y se convirtió en Lady Gaga, más que un nombre artístico hubo una nueva identidad. Su figura es caso de estudio en la Universidad de California con un curso que examinó las condiciones sociales en las que ella emergió. Distintas décadas aunque contexto similar al de David Bowie, la mayor revolución del género y el vestuario masculino hasta el día de hoy. Parecido al caso de Madonna, que arrastró al diseñador Jean Paul Gaultier cuando la reina del pop, todas son reinas, la verdad, popularizó en la gira ‘Blond Ambition’ de 1990 el soutien cónico que Gaultier había lanzado en 1983.

En el caso de Lady Gaga, House of Gaga es el equipo multitasking que la acompaña y Nicola Formichetti el estilista a quien ella le abrió las puertas al mundo de la moda.


A Armani lo desestructuró. Cuenta Giorgio que la vio actuar en los American Music Awards y quedó impactado. ‘Estaba enamorado de cómo ella había creado una personalidad totalmente extravagante’, dijo el diseñador. De exquisito gusto, el italiano que definió el guardarropa 'power dressing' de la mujer en los 80' ahora estaba bajo el hechizo del talento de esta mujer. Lady Gaga lució un mono de cuero negro para el video ‘Alejandro’ y él le devolvió gentilezas en el desfile de moda masculina de 2010, inspirándose en su sensualidad algo artificial y como escenografía el video de la canción en cuestión. Así, un día, Giorgio rejuveneció su perfil burgués.


En sus alianzas con la moda, Lady Gaga puede adaptar su glam Couture con las casas Alexander McQueen, Givenchy, Elie Saab, Oscar de la Renta o la innovadora Iris Van Herpen, también ser la imagen de Tiffany & Co o colgar un shop online en la web oficial para vender colecciones cápsulas que referencia su estilo en prendas de uso diario, como remeras, gorros y buzos con capucha.


La imagen de Lady Gaga está colmada de información y ese esmero quizás haya cansado, lo que significó un pequeño silencio. El regreso incluyó un disco con Tony Bennett, un dueto poderoso con Metallica y la presentación en vivo en los Oscars. De traje blanco, en 2016 cantó ‘Til It Happens To You’, el tema nominado por la academia por ‘The Hunting Ground”, el documental que investigó las violaciones en las universidades de Estados Unidos. La canción no ganó, pero Lady Gaga ofreció a una audiencia global la visibilidad del problema cuando 25 víctimas aparecieron en el escenario de Hollywood para apoyar su actuación.


No importa cuánto uno guste de sus canciones o qué tanto artificio haya detrás de sus vestuarios, Lady Gaga, a fuerza de talento y una imagen visual contundente, refrescó una industria colmada de estereotipos.

Una versión de esta nota fue publicada en Clase Ejecutiva, la revista del diario El Cronista. 

No hay comentarios.