SLIDER

Newsletter

Notas de Autor por Lorena Pérez

Bloc de Moda es un medio digital focalizado en la cultura moda, en movimiento desde 2006, que apuesta al periodismo de calidad. Historias plasmadas en un reportaje online, donde se observa, se pregunta, se escucha y se escribe la moda como fenómeno social. ¡Bienvenidos!

Cuarentena obligatoria por coronavirus: Cuando vuelva a usar mi ropa


La historia refleja cómo la moda se adaptó a las necesidades de las mujeres y los hombres. Cuarentena obligatoria por la pandemia del coronavirus COVID-19 desde el 19 de marzo y que se va a extender tras el 31 de marzo, plazo establecido inicialmente. La vida cambió, la rutina se alteró y uno de los hábitos absolutamente modificados fue el del vestir. El home office es la forma laboral de estos días, lo que lleva a contemplar una nueva manera de vestir... vestirse para quedarse en casa.

Yendo de la cama al living
El sportswear es el estilo que define esta época, pero el uniforme de ropa cómoda que gran cantidad de mujeres aplica día a día no es necesariamente útil para trabajar de manera remota o como parte de las actividades que se tienen en cuarentena: blazer y remera, jean y chaqueta, pantalón sastrero y camiseta, tacos. Solo las zapatillas se salvaron. A la alternativa de quedarse en pantunflas, camisón o pijama, en short, boxer y remera o ropa holgada, cómoda y vieja le falta algo. ¿Existe el guardarropa adecuado para estos días? Se necesitan prendas que canalicen el paso del trabajo a casa.

Apunte visual de un guardarropa democrático, según Sex and the City

En los años 20, la demanda de ropa deportiva de moda para mujeres fue tan grande que comenzó a instalarse de manera oficial en el repertorio de las casas de Alta Costura. Los cambios sociales, económicos, políticos y culturales rompen estructuras que transforman la moda, esos nuevos contextos son los que la hacen evolucionar: aquí un momento histórico para la moda.

Cómo fue simplificándose la vestimenta en la última década
El trabajo informal existía desde antes de esta incertidumbre mundial. ¿El mercado de la moda ofrecía soluciones?

Una mirada a la escena argentina contempla la propuesta de Jota & Co. la etiqueta de la actriz Julieta Ortega y la ilustradora Fernanda Cohen cuya idea es similar a la de la mayoría de las marcas comandadas por mujeres: ofrecer la ropa que a ellas les costaba encontrar.

El camisón  o remerón según Jota & Co.

La proclamación de estilo de Julieta Ortega y Fernanda Cohen en Jota & Co. dictamina: "Las remeras sueltas y suaves, pantalones cómodos, shorts livianos... ropa de descanso, para estar puertas adentro pero a su vez para poder salir a la calle tal cual somos." La marca nació en 2016, dos años después de que la tendencia de la joggineta con aspiración sastrera se convirtiera en un recurso estilístico imprescindible que, temporadas después, fue devorada por la moda urbana.

El debut de Maria Grazia Chiuri en Dior

La moda masculina, otra vez, marcó el salto en el vestir de las mujeres. La indumentaria de los hombres no cambia demasiado entre temporada, pero significa algo cuando sucede. Prendas del universo deportivo fueron llevadas a otro contexto: el buzo con capucha, las camperas, el jogging y las reinas de este cambio, las zapatillas. En una era digitada por el feed de Instagram, este nuevo vestir no tardó en ser implementado por las mujeres.

Nicolas Ghesquiere para Balenciaga Otoño / Invierno 2007
El mix de rubros y la funcionalidad de la ropa se convirtió en uno de los temas de la moda de la última década. El manifiesto estilístico de Nicolas Ghesquière en los primeros años del 2000 en las colecciones de Balenciaga permiten ver hoy cómo fue gestándose el cambio. No fue sencillo sino acelerado por el uso de la tecnología y la multiplicidad de voces que comenzaron a ser escuchadas en pequeñas o medianas comunidades a través de los medios sociales.

Esto es un salto breve en el tiempo, una mirada al pasado próximo de la moda contemporánea. Una observación histórica puede llegar a la década de 1920, cuando la silueta se simplificó de acuerdo a las nuevas necesidades de la mujer, tras la Primera Guerra Mundial.

Lectura que te puede interesar: Apuntes del vestir de una época

Oliver Theyskens para Nina Ricci Otoño Invierno 2007

En 2007, Olivier Theyskens era el joven diseñador detrás de Nina Ricci. En aquel otoño, Theyskens lanzó una colección con el tono melancólico que lo caracterizaba más prendas definidas por el aspecto deportivo. Las críticas de entonces mencionaban la "gran cantidad de tonterías ofrecidas en un momento en que la moda se centró mas en los negocios y la creación de ropa hermosa."

A Olivier lo echaron de Nina Ricci, pero en 2018 tuvo su revancha y fue reconocido en el Festival de Hyères como un pionero del sportswear high fashion.

Clare Waight Keller para Chloé Otoño / Invierno 2012

Mujeres vestidas por mujeres
Un par de años después, en 2012, Clare Waight Keller llevó a Chloé, una marca de moda boutique en sus orígenes, un repertorio de piezas de aspecto deportivo donde la joggineta y leggings sastrera arrasaron las redes sociales del momento: Facebook y Twitter. En 2016 motivó el sportswear con pantalones que se replicaron alrededor del planeta hasta que la agitación del hip hop - a través de la moda urbana - tomó las pasarelas. El recorrido sigue con Stella McCartney, Phoebe Philo y la llegada de Maria Grazia Chiuri a Dior.

Stella McCartney Otoño / Invierno 2014

El qué me pongo en tiempos de cuarentena
El look de entrecasa hoy significa algo distinto al mes pasado. Será interesante observar e indagar en cómo la moda se adaptará a las necesidades de las personas que, cuando pase la pandemia del coronavirus COVID-19, van a legitimar el home office como parte de su trabajo.

En principio, este gesto contempla una nueva manera de vestir. Y para eso se va a necesitar una ropa distinta, con materiales y diseños apropiados para la ocasión de vestirse para estar en casa.

Imágenes: HBO, Indigital, Jota & Co.