SLIDER

Notas de Autor por Lorena Pérez

Bloc de Moda es un medio digital focalizado en la cultura moda, en movimiento desde 2006, que apuesta al periodismo de calidad. Historias plasmadas en un reportaje online, donde se observa, se pregunta, se escucha y se escribe la moda como fenómeno social. ¡Bienvenidos!

#AnuarioBdM 2020 La moda en pandemia: Vista rápida


La joggineta, un emblema del vestir en pandemia

Las colecciones masculinas en Paris, en el mes de enero, dieron inicio al calendario global de la moda. Luego fue el turno de las presentaciones de Alta Costura, mientras la palabra coronavirus iba apareciendo a diario en las noticias. Al comenzar el mes de la moda, no era posible imaginar que la temporada otoño / invierno 2020 sería la última en presentarse en el formato habitual. Y hasta ahí.  Londres Fashion Week comenzó antes de que la OMS declarara el covid - 19 como pandemia. Siguió Milán pero tuvo que terminar dos días antes debido a la emergencia sanitaria. La imagen de Giorgio Armani con barbijo, en la puerta de su desfile, generó todo tipo de alertas y espejó el futuro: su show transcurrió sin público. Nadie imaginaba, otra vez, que ese sería uno de los hábitos que el mundo debería implementar para mantenerse a salvo. La última semana de la moda es la de Paris y a la distancia es posible observarla como el período de transición que atravesaba una industria que hace años viene desarrollando transformaciones. En toda transición conviven elementos residentes con otros emergentes. Paris tuvo desfiles presenciales, muchas cancelaciones y algunas presentaciones en video. Después de eso, el mundo se cerró y las maisons comenzaron a producir materiales sanitarios, como alcohol en gel y prendas para el personal de la salud, tal como sucedió durante la Primera Guerra Mundial.


Quedate en casa
Mientras tanto, en Buenos Aires, el Ministro de Salud Ginés Gonzalez García afirmaba que Argentina debía cuidarse del dengue, no del nuevo coronavirus covid-19... Hubo una nueva edición de Bafweek, Designers BA había pospuesto su fecha y luego terminó siendo la primera semana de la moda en mostrarse en formato virtual. Bafweek hizo lo propio para las colecciones Primavera / Verano 2021, al igual que BAAM. Este mismo reflejo fue el escenario mundial: plataformas para compartir en el entorno digital de qué va el mundo interno de los diseñadores. Se produjeron podcasts, playlists, videos, charlas, tantísimos vivos de Instagram. Entre la incertidumbre y la certeza de la profundidad de la crisis económica y sanitaria sucedieron días, semanas, meses de cuarentena. Para la industria textil, el 2020 no venía iluminado de un presente mejor aunque tampoco pronosticaba un año en pausa.

El desfile de Christian Siriano en NYFW: cada pasada va con barbijo

La nueva normalidad
El coronavirus obligó a marcas y diseñadores a realizar cambios dado los cierres por el confinamiento y a reinventarse para mantenerse activo y en contacto con el público. La creatividad se hizo presente y mostró su potencial en marcas que salieron del libreto e invitaron a referentes de otros rubros a copar su espacio. Martín Churba abrió su taller con la consigna  de "pasarle el trapo a la cuarentena" y entre charlas, el 23 de mayo apareció Jessica Trosman en un vivo que decantó en "Jaramillo", la vuelta de TrosmanChurba plasmada en una colección desarrollada reciclando ropa de trabajo de la marca Ombú de la década de 1980. "Hicimos una revolución", dijo la diseñadora. Mirá: 


Diario del aislamiento
"Comencé a trabajar con la metodología de “cyber couture” en donde ofrezco vía Zoom/Skype la posibilidad de hacer prendas a medida sin importar donde se encuentre el cliente físicamente", me contó la diseñadora Vanesa Krongold, de las pocas que pudo hacer una desfile en la calle a través del ciclo Mi Vereda, sobre esta nueva instancia de comercialización que se volvió costumbre y ayudó a despegar el shop online, al igual que el uso de billeteras electrónicas.


El camino sostenible

"El escenario que dejó la pandemia en cuanto al diseño creo que es de una reconfiguración y reseteo total, un empezar y dar de nuevo en muchos aspectos, y lo más importante ser partes del cambio y de un nuevo paradigma acorde a la moda sostenible y consumo consciente", respondió Daniela Sartori ante mi consulta sobre cómo había readaptado su modelo de negocio para trabajar en cuarentena. La pionera de la moda sustentable en Argentina fue de las primeras en salirse del sistema de la moda como tal y llevar adelante únicamente la línea sastrera, que es a medida. Además fue parte de las varias ferias de diseño que surgieron en la fase DISPO y convocó a diseñadores en un trabajo en común. Por aquí pueden leer más.

Permitidos: Desfiles al aire libre. Aquí Burberry en un bosque en las afueras de Londres

Vestirse de la cintura para arriba
Entre medio de tantas urgencias, otro de los temas que emergieron fue el futuro de la ropa. De vestirse para salir a la calle a vestirse para estar en casa y de la cintura para arriba para el home office, solo para Zoom. Allí se evidenció un vacío en el mercado al momento de ofrecer una unidad intermedia entre la ropa para todos los días y la de descanso. Nous estrenó una línea de buzos con capucha, Blackmamba lanzó "ítems", los hits de la marca que reemplazó la producción por colecciones con el fin de reponer estas prendas perdurables de manera constante, le contó Bianca Siconolfi a Bloc de Moda.

El último desfile en presentarse fue el de Saint Laurent, hace dos semanas y en el desierto

"Todavía faltan derribar muchas trabas que nos impone vivir en sociedad, tanto mujeres como hombres estamos muy condicionados de ir por dentro de ciertos márgenes de lo "permitido" y son justamente esos márgenes los que a mí me interesa interpelar", fue la percepción de Carola Besasso sobre el futuro del qué me pongo. Ella ofreció en DAM Boutique una cápsula hecha con trapos de cocina convertidos en vestidos, blusas y faldas.

Ichaso ilustrada por Estudio Charco


¿Qué se usa? Barbijos
Hablemos de barbijos para terminar esta vista rápida por el 2020. 
Llegaron para quedarse. Del googleo para saber dónde comprar barbijos a que sean una constante en el repertorio de las marcas. "Me puse a investigar molderías, a hacer pruebas hasta que encontré la que me resultó la más cómoda, linda y funcional. También me parecía fundamental que los tapabocas no irritaran la piel, ya que tengo una piel muy sensible y no me podía poner cualquier cosa en la cara", dice Catalina Ichaso, al mando de Ichaso, la marca que desde 2015 diseña vestidos a medida y que este año cambió su línea de producción y la basó en los barbijos, el accesorio que resume el aspecto callejero del 2020.

Adiós para siempre, 2020.